Muchos amigos lo acompañaron, su público estuvo con él, pero
la presencia más significativa en el homenaje que le rindió la
Asociación Nacional de Actores a Polo Ortín fue el recuerdo de su
padre, Leopoldo "Chato" Ortín.

Blanca Sánchez y el payaso "Monito" fueron los encargados de
entregarle una placa conmemorativa a Polo por sus 75 años
como actor y 78 de vida. Su padre fue el autor del nombre de la
ANDA.

"El recuerdo de mi padre está muy vivo. Una anécdota que les
quiero compartir es que él fue secretario de Pancho Villa y en una
ocasión se compró más de doscientos huaraches, los quiso
vender después, pero le dijeron que no podía porque eran del
ejército del "Centauro del Norte"... Casi lo fusilan en esa ocasión.
Por fortuna todo se aclaró".

En los años de formación de la ANDA, Polo Ortín también tuvo lo
suyo, pues cuando hubo problemas gremiales, cuando la
Asociación buscó su autonomía, "se armaron los trancazos.
Tuvimos que defender a nuestra Asociación con todo, incluso con
las armas y algunos golpes. En mi caso 'aporté' como unas
veinte personas, todas del Poli, donde estudiaba, para que le
entraran a los guamazos.



















"Por fortuna también todo se arregló sin mayor violencia. Siempre
me gusta contar las cosas así, para que cuando las publiquen
salgan bien bonitas, como lo hacen mis amigos de ESTO, a
quienes estoy muy agradecido por el apoyo que siempre le han
dado a mi carrera".

La formalidad del homenaje, que siempre fue endeble, se perdió
ante la alegría que caracteriza al personaje y la persona de Polo
Ortín, quien convirtió el evento en una verdadera fiesta.

"AÚN DISFRUTO MUCHO MI PROFESIÓN"

75 años en los escenarios


HAN pasado 75 años desde que Leopoldo "Polo" Ortín incursionó
en el medio artístico. Sin embargo, el actor aún mantiene el
interés y la pasión por su profesión, por lo que asegura que sólo
Dios y su estado de salud decidirán el momento en que tenga
que despedirse de los escenarios.

"Creo que eso lo decidirán mi salud, mi cuerpo, Dios. Yo sigo
hasta... como dice el texto de Alejandro Casona, 'Los árboles
mueren de pie', pero si muero en un foro, qué bonito".



















Sobre las causas que lo mantienen activo y con deseos de seguir
disfrutando de los escenarios, Polo Ortín, quien recibió una
medalla de oro con su nombre, por 75 años de actividad artística
por parte de la Asociación Nacional de Actores, respondió: "A
pesar de que nuestro ambiente ha sido desacreditado en
ocasiones por algunos compañeros, yo siempre me mantuve
alejado de los vicios, no fumo, tomo lo necesario, una o dos
copas. Hice ejercicio de joven, jugué futbol y varios deportes más.
En sí, he sido un hombre sano, por lo tanto disfruto mucho mi
profesión".

-¿Hubo tentaciones?

"Siempre las hay, pero nunca caí en nada de eso. Aunque... mi
única debilidad han sido las mujeres".

-¿Cómo no caer en los excesos?

"Eso es lo malo. Eso es lo que les pasa a los artistas de
Hollywood, ganan tanto dinero que no saben qué hacer e intentan
experimentar todo tipo de cosas nuevas. Yo preferiría vivir una
vida tranquila, con lujos, con comodidades antes que caer en los
excesos".

-Pero nunca falta el "amigo" que induce, ¿no?

"De esos estamos rodeados todo el tiempo. Cualquiera invita una
copa, pero casi nadie a comer".

-¿Quién lo ayudó a mantenerse al margen?

"Mis padres y yo mismo. Ellos me enseñaron la disciplina, la
responsabilidad, lo mismo que a querer mi trabajo y el teatro. Eso
lo aprendí desde niño, cuando tenía cuatro años de edad".

-¿En qué momento hay que saber decir no?

"Hay muchos momentos. Yo pasé por muchos de ellos en los
que dije no en todos los aspectos. Siempre hay que tener un
límite, porque cuando se rebasa empiezan los problemas".

-¿Qué hace para mantener una mente lúcida y clara?

"Siempre he tenido una memoria espléndida, sobre todo
retentiva. En diez días me aprendía una obra de memoria. No
obstante, los años no pasan en balde y el amigo ése, ¿cómo se
llama?... 'el tal Jaime' -Alzheimer- empieza a molestar a uno,
aunque a la hora de trabajar me aprendo fácilmente mis
diálogos", dice con sentido del humor.

-¿Cuál considera que ha sido la mejor época de Polo Ortín?

"Tuve varias épocas, aunque para mí lo mejor fue el teatro. Ahí me
consideré un hombre que encabezó obras y que ha dirigido de
todo -principalmente teatro-, y esa es la mayor satisfacción que
he tenido como actor y persona".

-En la vida siempre hay algo que se nos queda en el tintero...

"Siempre estamos en deuda con uno mismo. Yo hubiera querido
hacer más cosas, pero no se me presentó la oportunidad o no la
busqué a tiempo, pero uno siempre está buscando hacer más...
aunque estoy convencido de que la suerte influye mucho. Hay
hombres que nacen con el pie derecho y todo les sale bien. Les
dan personajes muy buenos que le permiten vivir
económicamente bien toda la vida. A mi no me tocó esa suerte
pero no me quejo".

-¿Cuáles son sus pasatiempos?

"He tenido muchos. El deporte, la filatelia, la pintura, escribir y
dirigir para la TV y centro nocturno, eso ha sido algo que me ha
mantenido muy entretenido durante todo este tiempo".

-¿Se considera usted un hombre con suerte?

"No. Yo no he tenido suerte. Todo me lo he ganado con base en
esfuerzo y sacrificio. Me he dedicado en serio a hacer las cosas,
por eso nunca he tenido negocio propio porque siempre me he
dedicado a mi trabajo".

-Después de 75 años de trayectoria, ¿podría decirse que su
misión ha sido cumplida?

"No. Sigo pensando que podría haber hecho mejores cosas, y
sigo esperando algo mejor por hacer".

-¿Qué es lo que más le ha gustado de estos 75 años?

"Muchas cosas. He tenido fracasos, pero qué bueno porque
estos son los que enseñan a uno a poner los pies en la tierra. Yo
pude haber estudiado muchas cosas, como piano, pero no me
dio tiempo y lo dejé. Pude haber perfeccionado el inglés y algún
otro idioma y hasta pude haber cantado, pero siempre he sido
burrito de trabajo".

-¿Cómo se describiría usted mismo?

"Como un profesional en todos los aspectos. Ahí entra la
puntualidad, el estudio, la responsabilidad y el respeto por mí, por
mi profesión y mis compañeros".

Para concluir, Polo Ortín habló acerca del reconocimiento que la
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la
Ciencia y la Cultura -UNESCO- le rendirá en marzo próximo.

"Nunca imaginé que una institución como la UNESCO se fijara en
mí; me encuentro muy sorprendido y a la vez muy contento de que
reconozcan mi trayectoria".