Se fue tranquila Alejandra Meyer al decidir ya no luchar por su vida.

La actriz Alejandra Meyer se fue tranquila, al tomar la decisión de
ya no luchar por su vida, luego de un año de padecimientos
renales, que si bien la hacían ir de por vida a la hemodiálisis, no
fue factor para que ella dejara de trabajar, aseguró su hijo Josue
Arturo Arévalo Meyer.

En entrevista en la Sala 7 de Velación de la funeraria en Félix
Cuevas, Areválo Meyer ataviado en color blanco dio "Gracias a
Dios", de que su mamá dejara de sufrir.

"Todo estaba muy bien, desayunó tamales con atole, pero en la
práctica de la hemodiálisis ya no quiso luchar por su vida",
expresó.


















Puntualizó que todavía le encargó algunos pendientes que no
pudo solucionar, por lo que le delegó la responsabilidad de
hacerlo él mismo.

"La verdad es que no la quería ver sufrir porque fue un año de
guardar su padecimiento, incluso pocos amigos sabían de su
insuficiencia renal, pero con todo y eso se fue a trabajar a la
telenovela de `Juan Querendón"", explicó.

Arévalo Meyer señaló que la vida está llena de paradojas, porque
hace unas semanas habían celebrado los 50 años de vida
artística de su madre y hoy por la noche festejarían el 50
aniversario de trayectoria musical de su padre Pepe Arévalo,
quien ante esta situación suspendió el evento.

A las 18:20 horas, personal de la funeraria subió el féretro a la
Sala 7, para que familiares y amigos den el último adiós a una
actriz que marcó su vida en el espectáculo, especialmente en el
programa de comedias "Cándido Pérez", de Jorge Ortiz de
Pinedo, en el que desempeñó el papel de su suegra.

Cabe destacar que a la Sala 7, hasta las 18:30 horas llegaron  
amigas de la artista como Raquel Pankowsky y Rosángela Balbo,
quienes no pudieron contener las lágrimas, mientras que Josue
Arévalo Meyer las consolaba aguantando las ganas de llorar ante
los restos mortales de su madre, que será cremada.

NTX