Biografía Manolo Fábregas

El actor, productor y director Manolo Fábregas, considerado uno de los
pilares del teatro en México, falleció hace 15 años, pero su esencia continúa
mediante la huella que dejó en obras como “El violinista en el tejado” y “El
diluvio que viene”.

El gran ejemplo de su amor por el teatro es el recinto que lleva su nombre, y
en el que se presentan musicales producidos en Broadway, como
“Hairspray”, actualmente en cartelera.

“El Señor Teatro”, cuyo nombre real es Manuel Sánchez Navarro Schiller,
nació en España el 15 de julio de 1921 y fue hijo de los artistas españoles
Fanny Schiller y Manuel Sánchez Navarro; además, fue nieto de la actriz
Virginia Fábregas, de quien adoptó su apellido artístico.

El gusto por la actuación germinó en él desde niño, pues su abuela Virginia
siempre lo mantuvo en contacto con el mundo de la farándula.

Inició su carrera a los cinco años, cuando sólo en vacaciones se unía a las
giras de su familia. Debutó en teatro en 1936 con “La hiedra”, y tuvo como
madrina a María Tereza Montoya.

Los pasos más firmes de su carrera artística los dio en México con diversos
papeles infantiles, y más tarde como galán joven tanto en cine como en
teatro, pero al no obtener la fama que deseaba regresó a España.

En su tierra natal Manolo Fábregas buscó una oportunidad como actor, pero
fue hasta que apareció en la película “La noche de sábado”, al lado de
María Félix, cuando ganó prestigio y el reconocimiento del público español.

En 1950 Fábregas decidió regresar a México, donde comenzó a producir un
sinnúmero de obras teatrales como “Celos al aire”, en la que participaron
Silvia Pinal, Carmen Montejo y Carlos Cores, bajo la dirección de Julián
Soler.

Ese mismo año fue premiado como el Mejor Galán y el Actor más Popular
de la Televisión, por su programa “La telenovela dominical de Manolo
Fábregas”.

En 1951 contrajo matrimonio con Rafaela Salinas, conocida en el medio
artístico como Fela Fábregas, quien a lo largo de la carrera de Manolo se
encargó de sus relaciones públicas.

De esta unión nacieron seis hijos, uno de ellos murió cuando era pequeño
y los otros cinco son: Manolo, Virginia, Martha, Mónica y Rafael, los dos
últimos dedicados a la actuación.

Entre 1952 y 1955 presentó más de 150 piezas dramáticas en la televisión,
los domingos por Canal 4.

En el estreno del Teatro de los Insurgentes, Manolo presentó la obra
“Testigo de cargo”, en la cual lanzó en el papel estelar a María Teresa
Rivas, y siguió con “Divorciémonos”, con Silvia Pinal como protagonista.

Poco después invitó a estrellas españolas como Aurora Batista, Amparo
Rivelles y Enrique Rambal, quienes causaron gran impacto en México.

En 1965 estrenó el teatro “Manolo Fábregas”, donde dirigió y actuó la obra
“Cualquier miércoles”, en la que compartió créditos con Fernando Soler y
Silvia Pinal, además presentó el que quizá fue su más grande éxito:
“Violinista en el tejado”, así como un sinnúmero de piezas musicales.

A finales de la década de los 70, el actor, productor y director siguió
cosechando éxitos con obras como “El diluvio que viene”, la cual duró en
cartelera tres años.

En mayo de 1987 Manolo Fábregas sufrió un ataque cerebral, que lo alejó
de sus actividades.

En 1990 inauguró el teatro “Virginia Fábregas”, utilizado en un principio
como taller para alumnos de la escuela “Manolo Fábregas” y dedicado a
presentaciones de obras poco conocidas, aunque el montaje “Sor-pre-sas”
estuvo un año en cartelera.

Su incursión en el cine también tuvo mucho éxito, sobre todo en filmes
como “La herencia macabra”, “El asesino X”, “Arrabalera”, “Lagunilla mi
barrio”, “El mártir del calvario” y “Mecánica nacional”, cuya actuación en esta
última le valió una Diosa de Plata.

En su teatro San Rafael, durante las décadas de los años 70 y 80,
Fábregas impuso récords de audiencia y permanencia con obras como “Mi
bella dama”, “El diluvio que viene”, “El hombre elefante”, “Amadeus” y, por
supuesto, “El violinista en el tejado”.

El 4 de febrero de 1996 Manolo Fábregas murió a causa de un infarto, pero
dejó huella y ahora es considerado uno de los pilares del teatro en México.

El actor, productor y director recibió un homenaje de cuerpo presente en
uno de sus teatros, el San Rafael, y fue sepultado en la Ciudad de México.
EspectáculosMéxico.com