Lorena y Sara crecieron juntas en un orfanato y se quieren como
hermanas, aunque son completamente distintas. Lorena sueña
con formar una familia y lo que más le gusta en la vida es cocinar.
Sara es más materialista; siempre ha resentido la pobreza que
se vive en el orfanato y su ambición es mayor que sus escrúpulos.
Lorena y Sara crecieron juntas en un orfanato y se quieren como
hermanas, aunque son completamente distintas. Lorena sueña
con formar una familia y lo que más le gusta en la vida es cocinar.
Sara es más materialista; siempre ha resentido la pobreza que
se vive en el orfanato y su ambición es mayor que sus escrúpulos.
Lorena sueña con aprender alta cocina y se despide de las
monjas que la criaron para ir a estudiar gastronomía en la capital.
Ese mismo día, la madre superiora descubre que Sara ha robado
el dinero del orfanato y, al encararla, muere de un paro cardíaco.
Sara huye con su amante y cómplice, Chalo, el chofer del
orfanato, y decide borrar sus huellas robando su expediente y el
de Lorena. Al leerlos se entera de que, mientras ella fue
encontrada en un basurero, Lorena fue abandonada en el
orfanato sin explicación alguna por su abuela, la millonaria
Hortensia Armendáriz.


















Su primer impulso es ir en busca de Lorena para ayudarla a
enfrentar a su abuela y luchar por sus derechos, pero luego
recapacita y decide usurpar su lugar en el imperio gastronómico
de los Armendáriz.

Ajena a todo esto, Lorena encuentra trabajo en la misma
empresa como ayudante de cocina. También conoce a un joven
médico llamado Alonso del que se enamora, y al poco tiempo se
hacen novios.

Lo que Sara menos espera es reencontrarse con Lorena en la
empresa, y su constante presencia es desesperante. La mente
de Sara la traiciona y poco a poco crece su deseo de robarle todo
a Lorena, incluyendo a Alonso, y hacerla desaparecer de su
camino. Lorena sufre por su amiga al enterarse del abandono de
Hortensia, a quien desprecia por ello. Hortensia, por su parte,
lucha con todos sus recursos para evitar encarar todo el mal que
ha causado a la gente cercana a ella.

Cuando Lorena descubre las intrigas de Sara, se da cuenta de
que nunca conoció realmente a quien quiere como a una
hermana. En medio de su sufrimiento, se enfrentará con valor a la
traición, el engaño y la crueldad, y encontrará una nueva
esperanza de la mano de quien menos sospechaba que pudiera
amarla.