María Espinoza gana oro con la paciencia aprendida de su padre pescador

La taekwondoín mexicana María Espinoza coronó con el oro olímpico una
carrera desarrollada bajo los preceptos que le enseñó su padre
Marcelino, un humilde pescador de camarones de un pueblo del estado
mexicano de Sinaloa.

"La vida del pescador siempre tiene sus altas y sus bajas" le dijo
Marcelino Espinoza a su hija María del Rosario, cuando a sus 12 años,
comenzó a practicar el taekwondo de alto rendimiento, lo que le obligó a
dejar su casa por largas temporadas.

Ocho años después, a los 20 años, y con el consejo siempre en su
mente, María Espinoza conquistó la medalla de oro en un combate contra
la noruega Nina Solheim, en la final de la categoría de +67 kilos del
taekwondo.


















La medalla olímpica se suma al título de campeona del mundo ganado en
2007 y representa el mejor momento para esta mexicana procedente de
una familia humilde de un pueblo pesquero del noroeste de México.

Su padre, Marcelino, trabaja en un barco camaronero, la principal actividad
económica de la zona de Guasave, Sinaloa, unos 1.250 kilómetros al
noroeste de México, y la madre, Felicitas, se dedica al hogar.

Como muchas personas de Sinaloa, María Espinoza gusta de la música
de banda, típica de esta región y que consiste en una agrupación con
instrumentos como el tambor, la tuba y la trompeta y cuyo sonido le
acompaña en sus entrenamientos.

La medallista mexicana practica el taekwondo desde que tenía cinco años
y cuando tenía alrededor de diez años solía combatir con niños, no a nivel
competitivo pero sí en combates que le hicieron ser más tolerante a los
golpes y más ruda, lo que le hace una mejor peleadora.


















Creció al mismo tiempo que la llamada Olimpiada Nacional de México,
que descubre nuevos talentos deportivos y los encauza y que llevó a María
a los 12 años al Centro de Alto Rendimiento de La Loma, en el central
estado de San Luis Potosí.

Llegó a la capital mexicana a vivir en la villa de atletas que tiene la
Comisión Nacional del Deporte y los frutos comenzaron en el 2003,
cuando ganó el titulo panamericano juvenil y en el 2007 se proclamó
campeona del mundo en -72 kilos.

El taekwondo también le ha abierto la posibilidad de estudiar y
actualmente está matriculada en la carrera de administración de
empresas de la Universidad del Valle de México, como parte de un
programa becas para deportistas

María Espinoza le da a México otra de oro: vence a noruega Solheim.

La mexicana María del Rosario Espinoza le dio a su país la segunda
medalla de oro de los Juegos Olímpicos Beijing 2008, al proclamarse
campeona de taekwondo en la división de +67 kilogramos, en el
Gimnasio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín.

En la gran final, Espinoza venció a la noruega Nina Solheim por marcador
de 3-1.