Ángela Medina era apenas una adolescente cuando Rafael
Treviño asesinó a sus padres Sebastián y Marina, con el afán de
quitarlos del camino para abusar de su pequeña hija. Matías, el
padrino de Ángela la lleva a un orfanato para alejarla del malvado
Rafael sin que nadie sepa que la pequeña sobrevivió al terrible
atentado en contra de su familia.


















Desde aquel entonces, Ángela y José Francisco Benavides se
conocen y nace entre ellos un lazo inexplicable, desde su corta
edad ambos sueñan con estar juntos para siempre y su amor
creció al mismo tiempo que ellos, aunque separados por las
circunstancias, Ángela y José Francisco siguen enamorados uno
del otro.

Diez años después, Ángela regresa a su pueblo convertida en
una mujer, llena de dudas acerca de su pasado se instala en
Tres Cruces, nombre que se le dio al pueblo por las tres cruces
que se encuentran situadas en la sepultura de la familia Medina.

Matías y Jovita convencen a Ángela de ocultar su verdadera
identidad, ya que sería muy peligroso que Rafael Treviño se
enterara de que la niña regresó y trataría de conquistarla y de
abusar de ella de nuevo.

José Francisco vuelve a encontrar a Ángela sin saber que es ella
la mujer por la que lloró durante diez años. Ambos vuelven a
enamorarse y a formalizar su relación aceptando un noviazgo que
José Francisco nunca quiso aceptar con Eloísa, hija de Rafael.

Esto, además de injusticias raciales hacia los indocumentados,
intrigas, traiciones y trampas definen el futuro de Ángela y José
Francisco que tendrán que huir de Rafael Treviño para poder
salvar su amor.
NoLoCuentes.com