Los productores de Rudo y Cursi

Alfonso Cuarón
Guillermo del Toro
Alejandro González Iñárritu
Híjole… yo creo que también soy bien cursilón. (A.C.)
[AC:] Rudo y Cursi es un drama con un elemento trágico. Pero está manejado con ese tono
tan generoso de Carlos que está repleto de sentido del humor. Por esto se puede confundir
con comedia, porque el guión es totalmente agradable, divertido y gozoso; hay mucha risa.
Creo que el tema fundamental que se trata en la historia es esta relación entre hermanos. Es
tanto una historia de rivalidad como una historia de amor en la cual si existe la rivalidad es
por una necesidad de la aceptación de la madre de los dos. Creo que nuestras películas,
tanto las de Carlos como las mías, son de muchas maneras autobiográficas, pero no desde
un punto de vista anecdótico sino más bien emocional. Yo no siento que en Rudo y Cursi se
esté retratando la relación de Carlos con alguno de sus hermanos, más bien es un retrato de
una combinación de dos partes que están dentro de Carlos: por un lado es el tipo más rudo y
seco, y por otro es el más meloso y cursi.


















[AGI:] En lo personal, me atrae mucho el tema central de la rivalidad entre dos hermanos. Es
una historia universal contada dentro del contexto del deporte más popular en el mundo, el
fútbol. A través de éste se exploran los trayectos por dos caminos completamente diferentes
de dos hermanos que entran en un conflicto, en un desencuentro de puntos de vista de la
vida, en una rivalidad a muerte como Caín y Abel. Es un tema que siempre me ha
interesado, llevado dentro del núcleo familiar que es el contexto en donde mejor se lleva a
cabo la tragedia. Una de las grandes virtudes de esta historia es que nos presenta la
oportunidad de observar en paralelo dos realidades distintas y cómo dos seres diferentes
son afectados por el cambio de entorno. Hay un universo que es mucho más complejo que lo
rural o que lo urbano; no es uno u otro, son las dos cosas. Esto es una gran aportación del
guión. Todos los días hay movimientos de migración a la ciudad de México que van llevados
por un sueño de conquista —de fama, poder, exposición—. Todos los días hay grandes
desilusiones.
[GdT:] La gestación de Rudo y Cursi fue larga y misteriosa, lo bonito es que en el camino nos
dimos cuenta de que el único que conocía todos los recovecos de la historia era Carlos, no
había otra opción para dirigirla. Le pertenecen totalmente la historia y el tono. Lo que más
Rudo y Cursi, una película de Carlos Cuarón
9 de 56
me gusta es haber descubierto que la pulsión narrativa de la película es muy diferente a la
de Alfonso. Es de una sencillez engañosísima. La puesta en cámara y la dirección de actores
tienen una sabiduría muy grande, pero es engañosamente fluida y natural. Ha habido
momentos en los que he estado involucrado o he leído mucho un guión escrito por Carlos;
siempre he encontrado que hay una agudeza, mordacidad y una gran empatía humana en
sus guiones. Ahora que es director de su primer largometraje me encuentro que todas estas
cualidades también están presentes. Lo que me sorprendió fue la madurez del ejercicio.
[AC:] Todo inició cuando Carlos me dijo que ésta era la película que él quería dirigir, y me
pidió que le ayudara a producirla. Ahora que, la colaboración con Carlos hubiera sido la
misma si yo produjera o no la película, más bien lo que agregó algo a todo fue la intervención
de Alejandro González y Guillermo del Toro. Lo que intentamos hacer fue crear un ambiente
en el cual Carlos contara con todas las herramientas y el espacio para crear. Eso es algo de
lo que, como productor, estoy bien orgulloso. He producido bastante y, para mí, la forma en
la que se debe de hacer es la misma en la que a mí me gustaría que me produjeran: que me
den todas las herramientas pero que me dejen en paz, pero a la vez poder tener a alguien
con quien creativamente pueda rebotar ideas. La intención original de Carlos era hacer una
película que no fuera convencional. Cuando se cambió el sombrero de guionista al de
director también asumió la responsabilidad del lenguaje fílmico, del lenguaje visual con
respecto a la narrativa. Algo que desde el principio tuvo definido Carlos, era el ritmo de su
cámara: quería acercarse visualmente a las escenas que estaba describiendo, algo muy
arriesgado en términos cinematográficos porque te limita el campo de acción a la hora de
editar, sin embargo, creo que es de donde sale el mejor cine, porque es donde hay una
intención fílmica y donde el cuadro significa algo.
[AGI:] Conozco a Carlos desde hace muchos años y siempre he admirado su inteligencia y
su sentido del humor. Ha hecho cortometrajes y guiones en los que ha demostrado un gran
talento, en los que denota su experiencia y su oficio. Carlos tiene una clara visión de lo que
significa una puesta en escena y de los objetivos dramáticos, de cómo contarlos no sólo con
palabras sino en imágenes. Es un director con un punto de vista, un universo que tiene que
ser expuesto de una forma muy particular que única y exclusivamente puede hacerlo él. Lo
sorprendente de sus guiones es que tiene la virtud de escribir algo que en apariencia es
ligero, y que a través de esta “superficialidad” es capaz de ver hasta el fondo de las cosas
más profundas de los seres humanos. Siempre con esta virtud de la economía de las
emociones de la comedia inteligente. No te dice qué tienes que ver o sentir, de alguna forma
Rudo y Cursi, una película de Carlos Cuarón
10 de 56
te deja elegir dentro del cuadro qué ver, porque te presenta un retrato del mundo tal cual es.
No es una película realista, es una película verdadera.
[GdT:] Una de las decisiones más tempranas de Carlos —de las que me hicieron
interesarme en la película— es que no era una película de fútbol pero que al mismo tiempo,
por estar ausente, estaba muy presente en la vida de los protagonistas. La sombra de fútbol
penetra en la vida de todos los personajes al grado de que sería imposible que ese universo
funcionara sin el fútbol; es un elemento importantísimo. Se logra mejor ese retrato de la
manera en que afecta a la gente manteniendo ese elemento perversamente fuera, más que
incluirlo. Todos están radiados por un fútbol que está fuera de la pantalla. Lo mismo pasa
con el tema de la corrupción. La película tiene un comentario social incisivo, pero logra
fundirse armónicamente sin que ninguno de esos temas desborde a los otros.
[AC:] Este proyecto también ha sido una celebración de la amistad. Para Alejandro,
Guillermo y para mí marca algo importante al ser la primera película de la compañía que
pusimos juntos, Cha Cha Chá. Hemos hecho muchas cosas en colaboración a lo largo de los
años, pero nunca lo habíamos oficializado. Otra parte fundamental de esta película —y de
esta familia— son Gael y Diego. El guión nos dio la excusa de juntarlos otra vez, y de hacer
esto como una gran reunión familiar.
[AGI:] Esta película ha sido un proceso recíproco en donde todos hemos aprendido de todos.
Ha sido como trabajar en familia, Carlos siempre me ha apoyado a mí con todos mis guiones
de alguna manera.
[GdT:] Todos estamos hermanados porque venimos de la misma impronta de cine. Nos
queremos, en alguna medida tenemos los mismos gustos de cine. Es muy sincero el hecho
de que toda la película fue hecha por hermanos.



















FRIDA TORRESBLANCO (Productora)
Frida Torresblanco estudió Cinematografía y Literatura en Madrid. Inició su carrera como
ayudante de dirección y pasó por todos los puestos de producción. En Lolafilms fue
responsable de producciones internacionales, incluyendo The Dancer Upstairs de John
Malkovich y produjo Gaudí Afternoon de Susan Seidelman, protagonizada por Marcia Gay
Harden.
En 2001 Alfonso Cuarón propuso a Frida que dirigiera su nueva productora,
Esperanto Filmoj, en Nueva York. Fue Productora Ejecutiva y Creativa en el set de The
Assassination of Richard Nixon de Niels Mueller, protagonizada por Sean Penn y Naomi
Watts, y Crónicas de Sebastián Cordero protagonizada por Damián Alcázar y John
Leguizamo.
En 2005 produjo El laberinto del fauno de Guillermo del Toro que en 2007 ganó tres
premios Oscar. En diciembre de 2006 terminó la producción del documental The Possibility
of Hope de Alfonso Cuarón, con entrevistas a Tzvetan Todorov y Saskia Sassen entre otros
importantes pensadores. También produjo Año uña de Jonás Cuarón, y recientemente One
Fast Move and I’m Gone: Kerouac’s Big Sur dirigida por Curt Worden.
En el 2008, Frida ha creado Ritmo Films, productora cinematográfica en la que tiene
varias películas y proyectos de televisión en desarrollo.
TITA LOMBARDO (Directora de Producción)
En los inicios de su carrera, Tita Lombardo se desempeñó como productora de programas
musicales, periodísticos y culturales para Canal 13. Comenzó a trabajar en la industria
cinematográfica en el año de 1983 como Asistente de Producción, Gerente de Locaciones y
Gerente de Producción en los largometrajes El otro, El imperio de la fortuna y Mentiras
piadosas del afamado director Arturo Ripstein. Con esto inició una carrera que la llevaría a
colaborar con numerosas compañías productoras tanto de México como de España, Francia
y Estados Unidos en diversos aspectos de la producción cinematográfica.
Entre las películas más sobresalientes en las que ha trabajado se pueden mencionar
Encuentro inesperado de Jaime Humberto Hermosillo, El ángel de fuego de Dana Rotberg,
Novia que te
vea de Guita Shyfter, Desiertos mares de José Luis García Agraz y Un dulce olor a muerte de
Gabriel
Retes. Con Arturo Ripstein volvió a colaborar en la película Profundo carmesí, ganadora de
numerosos premios, entre ellos tres Osellas de Oro en el Festival de Venecia, cuatro
premios en el Festival de La Habana, siete premios Ariel y una Mención Honorífica en el
Sundance Film Festival.
Rudo y Cursi, una película de Carlos Cuarón
38 de 56
Amores perros fue su primera colaboración en cine con Alejandro González Iñárritu.
La cinta recibió el Premio de la Semana de la Crítica en el Festival de Cannes, fue nominada
para el Oscar a la Mejor Película Extranjera y cosechó una larga lista de distinciones.
Posteriormente, Tita colaboró en Sin dejar huella de María Novaro, que entre otros premios
recibió el
Premio a la Mejor Producción del Cine Latinoamericano del Sundance Film Festival; Once
Upon a Time in Mexico del director Robert Rodríguez y Asesino en serio de Antonio Urrutia. Tita
volvió a
trabajar con González Iñárritu en Babel, que recibiera setenta y cinco nominaciones y veinticinco
premios alrededor del mundo, entre los que destacan el Premio al Mejor Director del Festival de
Cine
de Cannes, el Oscar y el BAFTA a la Mejor Música Original y el Golden Globe a la Mejor
Película de Drama.
Las actividades de Tita incluyen también la docencia, donde ha impartido talleres,
cursos y seminarios sobre la producción cinematográfica en diferentes escuelas y festivales
en la República Mexicana. A lo largo de su carrera ha producido aproximadamente mil
comerciales para la televisión, así como diversos cortometrajes, documentales y videoclips.
Actualmente es Directora General de KMZ Producciones, compañía productora de
cine, televisión y publicidad en la que desarrolla varios proyectos cinematográficos.
NoLoCuentes.com