Paloma Quezada, de "roba vidas"

Cerca de 80 personas estaban en la lista del casting de aquel día, ella había
preparado a fondo su escena y se sentía fuerte. Así tenía que ser porque enfrente tenía
a la maestra Adriana Barraza para calificarla.

Al terminar la primera vez, la maestra Barraza interrumpió el protocolo, le pidió a la
chica que daba la réplica detrás de cámaras que se ahorrara su trabajo esta ocasión,
luego, con curiosidad se paró de su asiento, se introdujo a la escena  y probó con un
grito; la joven actriz respondió con otro, firme, definitivo y con carácter.

Aquél día, antes de salir de las oficinas de Telemundo, donde había presentado su
prueba, ya le estaban llamando para informarle que se había quedado; Adriana
Barraza había aconsejado insistentemente que no la dejaran ir, que Paloma Quezada
tenía mucha madera.

Así fue como esta joven, de apenas 8 años de trayectoria artística se confirmó a sí
misma que lo suyo no es convertirse en una linda muñequita de telenovelas, sino una
actriz de carácter y con un objetivo poco común en mente:

"Me interesa conseguir papeles difíciles de interpretar; me gusta la sicología y,
apoyándome en eso, me interesa perfilar personajes que aporten algo a las personas
que ven mi trabajo. Por ejemplo, he investigado trastornos neurológicos como las
adicciones, la bulimia, la anorexia, trastorno bipolar, etcétera, problemas fuertes pero
muy interesantes.

"Si tengo la oportunidad de ayudar a alguien, de mostrarle algo, no sé qué, con mi
actuación sería muy bueno. Creo que a través de la actuación puedes ayudar a las
personas a que logren ver un problema. Mi carrera está enfocada a eso, mi aspiración
no es solamente conseguir un protagónico y convertirme en la actriz que México
esperaba, sino hacer algo más de fondo".

Así es Paloma Quezada, bella y talentosa actriz que participará como Rosa María,
íntima amiga de una de las gemelas que protagonizan Vidas Robadas (ambas,
interpretadas por Carla Hernández), la telenovela que actualmente produce Georgina
Castro para TV Azteca.

Nacida en Chihuahua, Paloma condujo en su tierra un programa televisivo por 3 años,
pero entonces (y ahora) la danza era una gran pasión en su vida, así que decidió
estudiar la Licenciatura de Danza Contemporánea en la Universidad de Guadalajara,
sin embargo únicamente permanece en las aulas un semestre.