Alcanzó Fernando Fernández enorme éxito discográfico en
Latinoamérica.*

El intérprete de "Traicionera" nació el 9 de noviembre de 1916.

El actor, cantante y director Fernando Fernández, famoso por los
temas "Un corazón", "Arrabalera" y "Traicionera", cuyo éxito en la
radio y en la industria discográfica fue extraordinario, no sólo en
México sino en otros países latinoamericanos, nació el 9 de
noviembre de 1916.

El artista considerado uno de los mejores en la historia de la
música popular mexicana, la actuación y la dirección en su
tiempo, ha sido merecedor de diversos homenajes, como el que
le realizó la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM) en noviembre de 2006.

Fernando Fernández nació el 9 de noviembre de 1916 en
Monterrey, Nuevo León, y murió a los 83 años de edad, el 24 de
noviembre de 1999, a causa de un paro cardiaco.


















Debutó como cantante en 1933, ante los micrófonos de la
emisora XEH de su ciudad natal. Ese año viajó al Distrito Federal
sin permiso de sus padres y solicitó ser escuchado en la XEN,
Radio Mundial.

Trabajó ahí durante una temporada y luego pasó a la XEB. Más
tarde regresó a Monterrey por exigencia de su padre y se
desempeñó como productor en la XET. En 1936 conoció a Emilio
Tuero, quien lo ayudó a ingresar a la XEW, donde tuvo su primera
aparición ese año.

La gran importancia del cantante dentro de la música popular se
debe a que fue considerado el primer "crooner" con éxito
radiofónico y discográfico. Dicha palabra se impuso en Estados
Unidos a los cantantes que interpretaban melodías dulces con
voz aterciopelada y susurrante.


















En el segundo lustro de los años 30, Fernández dibujó una
frontera con la época precedente, dominada por cantantes de
música popular provenientes de la culta y que cargaban
sobrenombres tan engolados como sus propias voces.

Algunos de estos intérpretes fueron Juan Arvizu, "El tenor de la voz
de seda"; Alfonso Ortiz Tirado y "El embajador lírico de la canción
mexicana", Néstor Mesta Chaires. Para ellos, cantar bien
significaba dar el "do de pecho" en cada canción.

Pero para Fernández la calidad interpretativa se encontraba en la
sencillez, con una emisión natural de la voz. El éxito de Fernando
en la radio y en la industria discográfica fue extraordinario, no sólo
en México sino en otros países latinoamericanos.

En Cuba realizó presentaciones durante los años 30 y 40 en las
estaciones CMQ y RHC. Además, fue uno de los primeros
cantantes mexicanos en recorrer el circuito completo del
espectáculo en su época, pues tuvo éxito en radio, en discos, en
cabarets y en cine.

Su incursión en la televisión llegó cuando concluía su éxito como
figura juvenil y comenzaba el camino para convertirse en
personaje nostálgico. Sin embargo, se recuerdan sus
apariciones en "Sábados con Saldaña", en el Canal 13 a
principios de los años 70.

En 1933 Fernando Fernández fue protagonista de la primera boda
transmitida a través de medios electrónicos en México, pues
contrajo matrimonio con Lupita Palomera, la cantante más bonita
de aquellos años, lo que causó tal expectación que fue difundido
por radio.

El repertorio del "Crooner Mexicano" es extenso; sin embargo, las
canciones que se recuerdan como sus grandes éxitos son
aquellas que fueron "soundtrack" en la serie de películas, con
temas de cabaret y arrabal, que filmó al lado de Marga López y
Meche Barba.

Para la posteridad quedaron sus interpretaciones "Un corazón",
"Arrabalera", "Callejera", "Hipócrita" y sobre todo, "Traicionera".
Además, formó parte de la dinastía actoral que puso en alto el
nombre de México a nivel internacional, Los Fernández.

Formó parte del elenco de más de 60 películas como "La feria de
las flores" (1943), "Las abandonadas" (1945), "Enamorada"
(1946), "Ahí vienen los Mendoza" (1948), "Dos almas en el
mundo" (1949), "Amor de la calle" (1950), "Amor vendido" (1951) y
"El casto Susano" (1954).

También fue director de filmes como "El fistol del diablo" (1961),
"Trampa fatal" (1961), "El ataúd infernal" (1962), "La sombra
blanca" (1963), "El señor Tormenta" (1963) y "Los hermanos
Centella" (1967).

Sus últimas participaciones como actor fueron en "Allá en el
rancho de las flores" (1983) y "El sinaloense" (1985), entre las
interpretaciones por las que más se le recuerda están, "Un
corazón", "Arrabalera", "Callejera", "Hipócrita y, sobre todo,
"Traicionera".
NoLoCuentes.com