Verónica Jaspeado se reportó lista para el estreno de la puesta
en escena Una pareja con ángel, a realizarse en Guadalajara y, a
partir del 19 de este mes, en la Ciudad de México.

La obra, dirigida por Héctor Bonilla, es la historia de dos parejas
con problemas matrimoniales a quien un ángel les viene a
mostrar lo equivocados que están.


“Estamos ya listos, es una obra que de alguna manera le va a
llegar al público, más de nervios, que por la risa”, consideró
Jaspeado.


Una pareja con ángel está conformada con un elenco
encabezado por Raúl Araiza, Mónica Garza y Sergio Basañez.


















Hoy... pelearon otra vez, ¿por qué?, sobran motivos, porque ella
no apoya en la casa y por que él sólo se la pasa llamándola
fracasada, porque ella fuma y él, no la complace en la cama, que
el es infiel, pero ella... también.

Y aunque pareciera que se está narrando la historia cotidiana
cada vez más común de una pareja actual, es este el punto
central de la obra, “Una pareja con ángel”, que de una manera
muy cómica plantea un hecho tan apegado a la realidad.

El martes pasado se llevó a cabo el primero de dos días de
funciones de la puesta en escena original del fallecido actor
Eduardo Palomo en la que se muestra a dos parejas de amigos
que tienen problemas matrimoniales.


















La primera, formada por los personajes de Armando Araiza y
Sabine Moussier que después de algunos años de matrimonio
se la llevan peleando usando el menor de los pretextos hasta
llegar al punto de la infidelidad.

Verónica Jaspeado y Ricardo Fastlicht forman la segunda pareja
con problemas en la que sufren cosas similares y la que se ve
envuelta directamente en los conflictos de la primera.

Pero en este cuadro amoroso hay un quinto personaje que viene
a ayudar a solucionar los problemas, un querubín muy galán,
Sergio Basáñez, quien enviado por Dios viene a ayudar a
solucionar los problemas de las parejas.

Gritos, peleas, falta de apoyo en la pareja, infidelidad, son temas
tan comunes en una relación que fueron abordados con un toque
cómico que hace reflexionar al tiempo que provocan la risa.

La voz del autor de la obra, Eduardo Palomo, se escucha en
varias partes de la obra como si fuera la de Dios.

Ver a un Raúl Araiza, un Sergio Basáñez, a una sexy Sabine
Moussier en una comedia, es algo de lo que poco nos tienen
acostumbrados pero que logran el fin, hacer reír con las
situaciones más sencillas.