ESPINO, Antonio "Clavillazo"
Puebla, México, 1910.
México, D. F., 1993.
Actor cómico de carpa y de cine. Su nombre completo
era Antonio Espino y Mora. Nació en Teziutlán,
Puebla, el 13 de agosto de 1910. Murió víctima de un
paro cardiaco el 24 de noviembre de 1993 en la
Ciudad de México.
Los pantalones bombachos, el saco de mangas
largas, el sombrero de tres picos, la frase celebre
¡pura vida nomáaaas! y las manos que hablaban eran
las características que hacían de Clavillazo uno de los
cómicos más reconocido y queridos por el público
mexicano.

Los primeros doce años de su vida los pasó en su
tierra de origen donde estudió hasta el tercero grado
de primaria. Un día se escapó de su hogar para vivir
en la ciudad de México, pero su padre lo obligó a
regresar y Clavillazo decidió incursionar como actor
ocasional en el teatro Variedades de su ciudad natal.



















En 1943 se trasladó definitivamente a la ciudad de
México. Su carrera como actor inició en papeles de
poca importancia, como partiquino en la Compañía de
Fernando Soler. Posteriormente se dedicó al teatro
de carpa y de vodevil, utilizando los seudónimos
Chumiate y Polidor. Para resaltar su comicidad se
pintaba clavos en los ojos, lo cual dio origen a varios
sinónimos (incluyendo el de Clavitos, que le puso
Adalberto Martínez Resortes), hasta Clavillazo, que
fue con el que se dio a conocer masivamente.
(Hicieron historia en el siglo XX; “Clavillazo”. Por Abel
Áviles. Sección de espectáculos de Excélsior. 23 de
noviembre de 1999. P. 2)


Cartel de El genial detective Peter Pérez
(Dir. Agustín P. Delgado, 1952)
Formó su propia carpa llamada Berta, más tarde Rex y
fue fundador del Comi Club que congregaba a los
cómicos nacionales.

La carrera de Clavillazo en el cine comenzó en los
años cincuenta en Monte de Piedad (Dir. Carlos Vejar
h., 1950). Después de esa película, todos sus papeles
fueron protagónicos: El genial detective Peter Pérez/
Peter Pérez en Peralvillo (Dir. Agustín P. Delgado,
1952), Pura Vida (Dir. Gilberto Martínez Solares,
1955), Piernas de oro (Dir. Alejandro Galindo, 1957),
Los fenómenos del futbol (Dir. Manuel Muñoz, 1962),
La marchanta (Dir. Arturo Martínez, 1973), Bohemio
por afición (Dir. Fedérico Curiel, 1984) y Carnaval de
estrellas (Dir. César Diangelo, 1990), entre más de 30
películas.

En 1999 Luis Kelly en su serie Caminantes del canal
40 de televisión le rindió un homenaje titulado Manos
que hablan.
Antonio Espino "Clavillazo"