Sorprende a Juan Soler las "Confesiones de mujeres de 30".* El
actor develó la placa de las 2 mil 500 representaciones.

- El actor argentino Juan Soler declaró que las "Confesiones de
mujeres de 30" le sorprendieron, pero al mismo tiempo le
permitieron conocer más la psicología y sentimientos del sexo
opuesto, a fin de comprender mejor a su esposa Maki.

El ex co-protagonista de la telenovela "La fea más bella"
(2006-2007) fungió como padrino de las 2 mil 500 funciones de la
obra producida por Morris Gilbert y Federico González Compean,
que en la función especial de este miércoles, fue actuada por
Diana Lein, Anahí Allué y Lolita Cortés.

"Me da mucho gusto que esta obra a tantos años de distancia
siga divirtiendo e informando al público, realmente se la pasa uno
muy bien y te enteras de muchas cosas sobre la mujer", comentó.

Al preguntarle cómo vivió la crisis de los treinta, respondió
bromista: "Ahora yo tengo treinta y doce (42 años), eso significa
que todavía puedo".


















Soler, quien arribó al teatro Jorge Negrete acompañado de Maki,
su mujer desde hace cuatro años, dijo que en ocasión del Día de
Amor y la Amistad, no acostumbra celebrarlo, pues cree que
todos los días deben procurarse y además, en su país natal no
se festeja mucho.

Destacaron que el diálogo, el respeto y el amor los mantiene
unidos. Anotó que entre ellos existe una confianza total, al tal
grado de que ambos pueden salir con distintas amistades sin
problemas de celos. "Estamos muy felices, he sido un marido
muy feliz hasta el día de hoy", señaló Soler.

Informó que en los próximos días viajará a Argentina con el fin de
pasar unas vacaciones al lado de su familia para que su hija Mía
conozca sus raíces y costumbres, pero también interesado en
hacer teatro o cine.


















"Confesiones de mujeres de 30" se estrenó en 1997 para recrear
la dirección escénica original de Lía Jelín, bajo la pluma de
Domingos de Oliveira. Sus protagonistas ven, viven y cuentan con
mucho humor cada una de las peripecias que pasan para hacer
frente y salir lo mejor libradas posibles en eso de ser "treintonas".

Los hombres también figuran como los antagonistas debido a
que las mujeres admiten que ellos son los generadores de todo,
puesto que les causan felicidad, amargura, amor, risa, locura y
tristeza entre otras cosas comunes.

"Es una especie de terapia, me he identificado mucho con los
textos porque todo lo que ahí se dice es verdad. Cuando llegas a
los treinta, no sólo debes cumplir tus propias expectativas, sino
también las de la sociedad", explicó Diana Lein, una de sus
protagonistas.