Todo parece ser un día normal en la calle Manzanares, donde
las familias que habitan ahí, conviven en una aparente armonía.

Alicia está casada con Pablo y tienen un hijo llamado René.
Como cualquier otro día,ella realiza sus tareas domésticas, sin
imaginar la decisión que tomará al atardecer: quitarse la vida.

Es así como Alicia empieza a conocer los secretos de sus
vecinos y amigas, que tan celosamente guardan e inclusive se
llevan a la tumba.

Sus amigas se reúnen un día después de su muerte para darle
el pésame a Pablo, es ahí cuando todas la recuerdan y tratan de
indagar cuál era el motivo por el que su amiga decidió quitarse
la vida.


















Las amigas de Alicia tienen una vida bastante compleja.
Susana, divorciada y con una hija adolescente llamada Julia,
conoce ese día al nuevo vecino, Miguel Santini, quien es
plomero. Ella se siente atraía hacia él y alentada por su hija,
acude a darle la bienvenida, sin imaginar que Roxana una mujer
de dudosa reputación, está interesada en el plomero, originando
con ello una serie de roces que termina con el incendio de la
casa de Roxana.

Regina, por otro lado, es vista por sus vecinos como la mujer,
madre y esposa perfecta; sin embargo, su familia no lo cree.
Roberto su marido, harto de la situación, le pide el divorcio.

Gabriela es una ex modelo casada con Carlos, un hombre de
negocios que se ha hecho de una cuantiosa fortuna, pero tras el
lujo y el confort, el matrimonio de Gabriela no ha sido bueno y
tras una discusión, ella decide engañarlo con Pedro, su joven
jardinero.



















Leonor en cambio, siempre ha utilizado su inteligencia y astucia
para salir de los problemas como una gran ejecutiva, pero un día
tuvo que renunciar a su carrera para ser madre de tiempo
completo. Con tres hijos hiperactivos y un bebé, Leonor no
encuentra la forma de tener vida personal.

Días después de la muerte de Alicia, sus amigas ayudan a
Pablo a desocupar las cosas de Alicia; entre su ropa encuentran
una carta que recibió el mismo día que se pegó un tiro, una nota
que amenazaba con hacer público algo malo que Alicia había

Amas de casa desesperadas

Aunque la policía y Roxana ya habían iniciado la búsqueda,
Felicia la hermana de Marta, llega a Manzanares a indagar sobre
el paradero de Marta. Gabriela mientras tanto, sigue sufriendo
pues se está quedando sin dinero, ya que la policía congeló
todas sus cuentas; por ello su abogado le recomienda buscar
trabajo y así lo hace. Acude a la única agencia de modelos en la
zona obteniendo ofertas de trabajo a las cuales no estaba
acostumbrada.
Susana en cambio, recibe la visita de su ex esposo que
recientemente había terminado con su pareja, como pronto será
el cumpleaños de su hija, lo invita a festejarlo juntos. Mientras
Miguel por otro lado, le declara su amor. Regina acepta a su
esposo nuevamente en casa a petición de sus hijos, que no
saben del adulterio que cometió su padre, pero antes, Regina le
advierte a su marido que ya no lo ama. Más tarde, al imaginarse
en un futuro cuidando de su marido, Regina reacciona
sorpresivamente invitando a cenar a Jorge, el encargado de la
farmacia.

Por la tarde, un policía encuentra abandonado en el camino un
auto con las identificaciones de Marta; los vecinos organizan una
búsqueda en la zona donde fue hallado pero no logran
encontrarla. Sin embargo, al sentirse descubierto Pablo
desentierra el cuerpo de Marta, le retira las joyas que portaba
para así poder inculpar a Miguel. Al día siguiente el cuerpo de
Marta es encontrado por casualidad.

Gabriela da la bienvenida a Carlos sin imaginar que es bajo
arresto domiciliario. Esa misma tarde la policía le pide a la
hermana de Marta le entregue los diarios personales de la
occisa para investigar quien pudo asesinarla, hecho que pone
de nervios a Susana pues cree que el secreto del incendio de la
casa de Roxana está escrito ahí, su hija le aconseja hablar con
Roxana y la convenza de que fue un accidente.

Regina continúa saliendo con Jorge, el encargado de la farmacia
quien en un día de campo, le obsequia un arma de colección
pues era de su conocimiento la afición de Regina por el tiro.
Susana regresa a casa después de hacer unas compras y
encuentra a su hija besándose con René; se altera mucho y
discute con Julia. Esa misma mañana por otro lado, Gabriela
recibe la visita de los padres de Pedro quienes le piden hablar
con su hijo para que no abandone la escuela. Gabriela con el
sentimiento de culpa, busca a Pedro para pedirle que no
abandone la escuela, para sorpresa de ella, es recibida con una
propuesta de matrimonio que más tarde rechaza.

Roberto por otro lado, busca la reconciliación con Regina quien
a su vez le hace saber sus intenciones de vengarse, siendo
también infiel. Por la noche, desconcertada ante la propuesta de
una reconciliación, sale a tomar un trago, donde se encuentra a
Jorge a quien le platica su predicamento. Como regresa tarde a
casa, desencadena los celos de Roberto. Al día siguiente,
Leonor platica con su marido sobre el comportamiento de su
suegro, Antonio nada sorprendido le confiesa a su esposa que
él ya estaba enterado. Esta conformidad de Antonio ocasiona
una discusión y que también lo corra de la casa. Por la noche,
Leonor se disculpa ante su actitud visceral, pero le advierte a su
esposo que si él se comporta de la misma forma que su padre,
no se lo perdonará.

Regina encuentra un condón en la ropa sucia, le reclama a su
marido pues le había prometido no ser infiel; él asegura que no
le pertenece. Regina cree en los valores morales, pero sabe
también lo mucho que le desagrada la idea de ser abuela así
que deja el condón en la recámara de su hijo; sin sospechar que
el preservativo era de Daniela; Regina habla con ella, le expresa
el deseo de tener sexo con Pedro. Esa misma tarde, Regina
busca al susodicho y le pide que no se acueste con Daniela,
Regina queda tranquila ante la confesión de que Pedro ama a
alguien más.

Por otro lado, Miguel es investigado por la muerte de Marta
López, pues algunas pruebas lo señalan como culpable. La
policía interroga a Susana, coincidiendo el día de la muerte de
Marta con la primera vez que ellos hicieron el amor, siendo esta
su cuartada. Sin embargo la policía sospecha que lo cubre y le
muestra un expediente con sus antecedentes penales, ella
queda sorprendida. Leonor en cambio, ocupa su día en
mantener a su esposo en casa, pues la amenaza de un nuevo
cargo conllevaría más viajes y pasar más tiempo a solas con los
niños. Al final consigue que no le den el puesto pero el
sentimiento de culpa no la deja tranquila.
hecho.