Nombre completo: Otto Sirgo Haller
Fecha de nacimiento: 19 de diciembre de 1946
Lugar de nacimiento: La Habana, Cuba
Signo: Sagitario
Nació en Cuba. Es hijo de el también actor cubano Otto Sirgo y la
actriz mexicana Magda Haller. Su bisabuela y sus abuelos
maternos, también fueron actores.

Viaja a México con sus padres siendo todavía un bebé.

En la década de los 60 inicia la carrera de Ingeniería, pero la deja
un año después, más tarde entra a estudiar Administración de
empresas, carrera de la que logra titularse.

Inicia su carrera actoral en cine, con la película La maestra
inolvidable (1968) a los 22 años de edad.


















Su trayectoria es impresionante, ha trabajado en cine, televisión y
teatro y se le considera uno de los mejores actores que tiene
México.

Al mundo de la telenovelas, incursiona en 1970 con el papel de
'Héctor', en La cruz de Marissa Cruces.

Después participa en el programa cómico La cosquilla, con Raúl
Astor, a quien considera su maestro de comedia, luego de
demostrar que es buen actor de comedia, participa en No
empujen, Sábados locos y El extraterrestre.

Entre las telenovelas que ha grabado, destacan: Las gemelas,
Los Miserables, Rosa Salvaje, Morir para vivir, Alma rebelde, Niña
amada mía, Mujer de madera y Amar sin límites, entre otras.


















En 1984 dirige por primera vez una telenovela titulada Dos
mujeres en mi casa, diez años después, regresa a la dirección
con Agujetas de color de rosa, la cual se convierte en el éxito
juvenil del momento. En 1997 dirige la telenovela El alma no tiene
color.

Hasta 2008, su trayectoria cuenta con más 40 años de carrera
como actor, más de 20 obras teatrales dirigidas, más de 45 como
actor, alrededor de 36 telenovelas y más de diez largometrajes.

Su más reciente trabajo es en 2008, en la telenovela Un gancho
al corazón, en la que comparte créditos con Sebastián Rulli y
Danna García.

Su más grande éxito teatral es Pd. Tu gato ha muerto, la cual
dirige y actúa.

Está casado con la actriz Maleni Morales y tienen dos hijas:
Valerie y Tania.

Incursiona al mundo de los negocios con el restaurante La
Toscana, en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Entre sus hobbies se encuentran cocinar y escribir poesía.

Se considera un hombre frío, directo y ordenado.

Es un ferviente defensor del teatro.


Otto Sirgo  

Filmografía en Argentina  Ordenada por Roles          
Intérprete:
1.
Yo soy el criminal (1951)  
Gatti

2.
Cuidado con las mujeres (1951)  

3.
Mi vida por la tuya (1951)  

4.
Fuego sagrado (1950)  

5.
A La Habana me voy (1950)  



6.
Danza del fuego (1949)  

Otto Sirgo: 'Hay falta de cultura teatral'

Tras su experiencia escénica en Los Angeles, el actor nacido
en Cuba no entiende cómo el público agotó las entradas de
'P.D. Tu gato ha muerto', pero no supo escuchar con respeto la
citada obra

"Me desconcierta mucho la falta de cultura teatral en Los
Angeles, pero, al mismo tiempo, es una paradoja, porque
nunca me imaginé la recepción del público y tampoco pensé
que me conocieran como me conocen acá. Sería sensacional
que los medios de comunicación, empresarios y actores de
teatro empezáramos inmediatamente una campaña para
educar y enseñar a los angelinos cómo deben ver el teatro",
afirmó enfáticamente el primer actor Otto Sirgo, quien debutó en
esta ciudad con la obra P.D. Tu gato ha muerto en el teatro Los
Pinos de South Gate.

Increíblemente, todas las funciones de los nueve días que duró
la temporada de esta comedia registraron ventas totales. Un
hecho sin precedentes para el empresario de este teatro, y un
suceso histórico para Los Angeles, tomando en cuenta que la
gente no está acostumbrada a ver este tipo de puestas en
escena.

"El público de Los Angeles me recibió maravillosamente. Lo
que pasó fue impresionante, ver el conocimiento que tienen de
mi persona como actor me sorprendió. Al mismo tiempo, me
inquietó ver cómo hablan y gritan en un teatro, sin pensar que
hay actores que nos desconcertamos y [me inquietó] sobre
todo la falta de respeto hacia el trabajo que estamos haciendo.
Estoy convencido que no lo hacen con la mala voluntad de
dañar u ofender, y eso lo entiendo. Por eso --recalcó-- es
importante educarlos y seguir mostrándoles que existe otro tipo
de teatro, muy distinto al de la picardía, los albures y las
palabras altisonantes", dice con voz pausada, al tiempo que
enciende un cigarrillo.

Otto confirmó que a raíz de su experiencia con los angelinos,
desea traer otra obra en uno o dos años. Sin embargo, dijo que
lo que le gustaría más es ver "que la gente ya aprendió a ver
teatro y que tiene que entender que habrá obras de revistas
donde puede tener esa interacción directa con el actor en el
escenario".

Cursis y ridiculas

Después de 36 años de trayectoria artística y más de 20 obras
de teatro como director, otras 44 como actor, 35 telenovelas y
cerca de una decena de películas, Otto es considerado como
uno de los grandes exponentes del arte escénico en México.

Actualmente comparte créditos con otro paladín de la actuación,
Enrique Rocha, en la telenovela Por un beso, que terminó sus
grabaciones este fin de semana y que concluirá sus
transmisiones en la televisión mexicana a finales de este mes.

Dentro del elenco de esta historia también se encuentran
Natalia Esperón, Víctor Noriega e Irán Eory.

"Interpreto a un hombre que por una trampa que le pone el
marido [Rocha] de una íntima amiga de él, cae en un fraude y
accidentalmente mata a una persona. Luego pasa 20 años en
la cárcel, sin fortuna y sin familia. Este otro hombre mata a la
que era su esposa y manda matar a su hija [Esperón], pero hay
gente que se apiada de ella y la salva. Entonces mi personaje
pasa todo esos años en la prisión, obsesionado con la
venganza. Cuando sale viene toda la persecución por recuperar
a su hija y vengarse".

¿Es ésta la clásica historia rosa que maneja Televisa desde
hace varios años?

No, porque soy un villano que está dispuesto a todo con tal de
saciar su deseo de venganza. De hecho, las temáticas de las
telenovelas en México están cambiado en general. Claro que
hay de todo. Aunque sí se siguen haciendo esas historias color
de rosa cursis y ridículas, también se está haciendo un tipo de
telenovelas más serias, más melodramáticas en lo que es el
género en verdad. Basta ver lo que ha hecho últimamente
Televisión Azteca y Televisa al apoyar temas fuertes en sus
historias televisivas.

¿Es ésta una forma de reflejar la realidad que se vive en
México?

Sí, porque es más realista con el público, y de alguna manera
estamos dejando a un lado las historias color de rosa, los
príncipes y bellas durmientes. En Televisa hay una barra de
cinco telenovelas y hay una para cada estilo de público.
Entonces, lo importante es que haya para todos.

¿Te han ofrecido trabajar en Televisión Azteca?

No nunca me han llamado y ésa es la verdad. Desde hace
nueve años firmé un contrato de exclusividad con Televisa.

Buenas o malas

Por mucho tiempo se ha venido diciendo que ahora sí se está
haciendo buen cine mexicano. La verdad es que apenas hace
unos 10 años que eso se ha convertido en una realidad. Quizá
por eso Sirgo hizo relativamente poco cine, a lo mucho había
participado en una decena de cintas.

La primera película que filmó fue Alguien me quiere matar, en
1969. Hoy, 14 años después, vuelve al cine en Por la libre, un
filme que fue tomado en cuenta también para representar a
México en la 73 entrega anual de los premios Oscar a
celebrarse hoy.

"Es una cinta que estuvo en México entre las cinco películas
seleccionadas para enviar al Oscar y representar a nuestro
país en la categoría de Mejor Película Extranjera. Es una
historia muy bonita acerca de lo que es la juventud con
respecto a las generaciones mayores. Se realizó con muchas
ganas y está bien hecha. Siempre he dicho que me molesta
mucho la frase que dice que para ser una cinta mexicana está
bien, porque las películas de cualquier nacionalidad están bien
o están mal. Esta es una buena película y la prueba es que ha
sido muy rentable al mantenerse en cartelera dos meses más
de lo que estaba planeado".

¿Crees que México ha comenzado a producir buen cine?

Sí, toda esa nueva corriente del cine mexicano [con filmes]
como Solo con tu pareja y Sexo, pudor y lágrimas --entre otros--,
demuestra que México ya tiene tiempo haciendo buen cine. Lo
único malo es que hacemos muy poco, porque para el
productor mexicano es muy caro. Además, el público había
perdido la fe en el cine nacional y ahora la está recuperando.

Sobre todo los jóvenes están viendo mucho cine mexicano,
porque ya saben que es garantía de que van a ver una buena
película. A lo mejor les gusta o no, eso ya es diferente, pero ya
tienen la garantía de que van a ver una buena película y esto se
había perdido en México.