Chabelita es un apequeña de seis años que, a pesar del duro
trato que le ha dado la vida, es capaz de sonreír, de soñar, y de ver
el mañana con ojos de esperanza. Abandonada alas puertas de
un orfanato desde recién nacida. Chabelita nunca conoció el calor
de una madre ni el amor de una familia. Su corta vida ha
transcurrido entre paredes grises, indiferencia y abusos a manos
de la amargada directora de la institución. Pero el ambiente
opresivo y frío en que se ha criado no logra borrar su alegre
sonrisa, y en su corazón lleva siempre la esperanza de algún día
tener una familia que comparta su hogar y cariño con ella.

Un día, armada únicamente con un a fe inquebrantable, chabelita
sale a un mundo desconocido y hostil en busca del hombre a
quien ella cree su padre. Tras innumerables aventuras, su gran
tenacidad y fuerza de voluntad finalmente la llevan a encontrar a
un hombre sencillo y bueno a quien ella de inmediato adopta
como papá.

Poco a poco, la familia de Chabelita comienza a hacerse realidad:
primero un papá. Luego una mamá, y después muchos tíos y tías.
La pequeña es un ejemplo de valentía, de fe y amor para la vida;
es como un imán mágico que atrae y une a las personas,
haciendo brotar lo mejor que llevan dentro. Un grupo de gente
solitaria descubrirá lo maravilloso que puede ser el compartir la
vida con sus semejantes, que el verdadero hogar está en el
corazón, y que un torrente de felicidad comienza siempre con una
“Gotita de amor”.