En su testamento, el magnate Angel Villarreal expresa una
última voluntad que puede ser fatal para varios integrantes
de su familia. Sus cuatro hijos deberán convivir en la misma
casa durante un año, como condición para heredar la
cuantiosa fortuna que les corresponde. Angel Villarreal quiso
que a su muerte se realizará lo que no pudo lograr en vida: la
unión de su familia.
A todos los hijos la noticia les cae como balde de agua fría,
ya que cada uno realiza actividades aisladas de los otros.
Pero las cláusulas no terminan ahí. La situación se agrava
porque en el mismo testamento, el difunto señor Villarreal
deja a su hija Paulina, única mujer de la familia, al frente de
la constructora, negocio que siempre había estado a cargo
de César, el mayor de los hermanos.


















Además coloca en uno de los puestos más importantes de
la compañía a Juan Carlos Cabrera, supuesto sobrino de
Serena Rivas, mujer que se ha hecho cargo de los
hermanos Villarreal desde que se quedaron huérfanos. Juan
Carlos ha sido durante años el principal colaborador de don
Angel en la constructora, hecho que provoca constantes
envidias de César. A Paulina y a Juan Carlos no sólo los
unirá la última voluntad del padre de ella, también la pasión
desenfrenada del uno por el otro.

Paulina ha vivido alejada de Acapulco muchos años; tuvo
que huir del puerto a la Ciudad de México junto con su hijo
Paolo para evitar que el niño se enterara de un terrible
secreto: Vicente Rojo, ex esposo de Paulina, murió en un
accidente extraño del cual la culparon; desde ese entonces
la llaman: "la viuda negra".


















Ahora que ha vuelto a Acapulco, Paulina se encuentra con la
triste situación de sus hermanos, extraños para ella. César
se ha mimetizado con su esposa Marina, avara y envidiosa.
Roberto es un junior cuya única ambición es divertirse al
máximo, Salvador en cambio es un alcohólico que ha vivido
atormentado porque don Angel lo separó del amor de su
vida. A este pequeño grupo se une también Elisa, una joven
mujer que se casó con don Angel poco tiempo antes de
morir.

La vida de todos estos personajes transcurre, se entrelaza
todos los días entre las cuatro paredes de La Casa en la
Playa...