Luna de miel, primera parte


Abril y Marcos, Vera y Felipe, Maggie y Andrés e Inés y Velasco, salen de luna de
miel

Abril y Marcos, Vera y Felipe, Maggie y Andrés e Inés y Velasco, salen de luna de
miel. Por un error de la aerolínea, Marcos y Abril se sientan separados por un
hombre muy robusto e intolerante. En Acapulco, Felipe y Vera tienen problemas
con sus reservaciones de hotel y les consiguen un barco para pasar la noche.

A Vera se le ocurre zarpar y dar una vuelta. Pero el barco queda sin combustible
en mitad del océano y se desesperan al ver que la radio no funciona y el celular
de Vera quedó en el hotel. Ya sin comida ni bebida, Felipe intenta pescar algo. Lo
consigue, pero el pez es muy grande y termina arrastrando a Felipe al océano.
Maggie y Andrés llegan a su hotel en España y se encuentra con que la
habitación está decorada en homenaje a una historia de amor entre una cantante
y un torero que, según la leyenda, hicieron el amor diez veces seguidas. Maggie
está dispuesta a romper el récord y Andrés acepta del botones del hotel, pastillas
vigorizantes para lograr el cometido. Inés y Velasco en su lujoso hotel en
Alemania.

Todo parece augurar una noche romántica y muy especial, pero Velasco no
piensa más que en ir a jugar al casino. Se pasa la noche dilapidando el dinero
de Inés que no sabe cómo detenerlo. El está tan enviciado que la amenaza: o le
presta más dinero para jugar o se termina su matrimonio. Marcos y Abril al fin en
el hotel de Venecia. Ella le pide que saque al gato a dar una vuelta y se prepara
para sorprenderlo vestida con lencería muy sexy.

Queda encerrada en el baño y las velas incendian las cortinas de la suite. Ella se
desespera y sin otra alternativa, sale por la ventana del baño y queda en la
cornisa. Marcos llega, apaga el incendio y encuentra a Abril muerta de miedo, al
borde del precipicio. Sale a rescatarla y cuando logra convencerla para ir hacia la
ventana de la suite, llegan los bomberos y en un acto reflejo, por cubrir su
desnudez, Abril pierde el equilibrio y cae al vacío.




















Abril cae sobre la lona de rescate que despliegan los bomberos. Está en ropa
interior y los bomberos, atraídos, intentan seducirla. Desde la cornisa, Marcos
muere de celos y le arroja su saco para que se cubrir pero pierde el equilibrio y
también cae en la lona.

Maggie y Andrés están cada vez más cerca de romper el record de Lola y Joselito,
pero la tarea se interrumpe al ver en el televisor la noticia de la caída de Abril y
Marcos. Andrés se alarma y llama a Venecia. Una vez que Marcos lo tranquiliza,
retoma su tarea con Maggie. Vera da por muerto a Felipe, luego de que cayera al
agua, arrastrado por el enorme pez que intentaba pescar.

Pero él aparece trayendo el pescado en brazos y Vera festeja feliz. Velasco ya no
tiene qué apostar y, como Inés se niega a prestarle su tarjeta de crédito, vuelve
ofendido a la habitación del hotel. Inés está desconsolada y se encuentra con el
pasajero intolerante (del vuelo de Abril y Marcos) que, para animarla, apuesta una
ficha al número de su suerte: el once. Inés comienza a ganar y se envicia. Maggie
y Andrés logran batir el record pero él no puede revertir el efecto de las pastillas
que le diera el botones. Intentan salir a pasear tapándose con una maleta y es
sospechoso de robo por el personal del hotel. Al descubrir su problema le
recetan pastillas que contrarrestan el efecto de las anteriores.

Vera y Felipe cocinan y comen el pescado. Felipe ingiere una parte que es muy
tóxica y termina envenenado. En su alucinación, encuentra la radio del barco y
Vera pide auxilio. Termina internado cinco días en una clínica.

Los recién casados sufren para encontrar un vuelo que los regrese a su casa

Marcos y Abril pasan románticamente su luna de miel hasta que comienza una
lluvia que nunca cesa. Ya no saben qué hacer para entretenerse. Inés no puede
dejar de jugar.

Velasco trata de convencerla pero ella se resiste y comienza a perder lo que
había ganado. Terminan las cuatro parejas coincidiendo en el aeropuerto:
Marcos y Abril decidieron visitar a Felipe y Vera por el mal tiempo de Venecia.
Vera y Felipe iban a visitar a Marcos y Abril porque no consiguieron habitación en
el hotel.

Maggie y Andrés viajan a unas aguas termales que le recomendaron a Andrés
para recuperar el vigor que las segundas pastillas le quitaron. Inés y Velasco
viajan al casino de Monte carlo por el vicio de Inés. Pero todos los viajes se
suspenden por mal tiempo y aparece el pasajero (del vuelo de Abril y Marcos)
que también está varado en el aeropuerto. Abril y Marcos se quieren morir.




CAPITULO MALDICION QUE MALA SUERTE

Marcos y Abril se llevan muchos sorpresas al regreso de su luna de miel

Marcos y Abril vuelven de su Luna de Miel y reciben una pésima noticia: Beto
murió al intentar hacer una postura del Kamasutra con Sara. Abril interpreta éste
hecho como una mala señal del destino y está convencida que algo terrible les
espera.

Lamentablemente, no se equivoca. Vera llega al departamento llorando para
contarle a su amigueta que se separó de Felipe. En su Luna de Miel Felipe la
sorprendió en el baño de una disco con el coordinador del grupo.

Vera le asegura a Abril que todo fue un gran malentendido, ella trato de resistirse
pero ese potro salvaje no pudo resistirse a sus encantos y se abalanzó sobre
ella justo cuando Felipe llegaba al lugar. Abril y Marcos aconsejan a sus amigos
quienes decidieron separarse y repartirse a las gemelas.

Maggie llama a Marcos pidiéndole ayuda, Andrés cayó en una profunda
depresión al ser retirado del Ejercitó dos días antes de ser ascendido a General.
La mala suerte también golpeó a Inesita quien perdió toda su fortuna en el
Casino de Montecarlo.

La madre de Violeta volverá a casarse y abandonará el país. Violeta llama a su
papá para comentarle la situación pero Maggie le oculta el llamado a Andrés.

Después de cobrar el seguro de vida de Beto, Sara decide invertir su dinero en el
local de ropa de Maggie. Y ésta resuelve darle una mano a Inesita contratándola
como personal de limpieza de su nuevo proyecto.

Marcos y Santiago no dejan de discutir y Velasco decide contratar a Andrés como
Director Interino para que se haga cargo de la situación y ponga un poco de
orden en la constructora. Agotados con los problemas de sus amigos y su
familia, Marcos y Abril deciden pasar un buen momento juntos y disfrutar de sus
primeros días de casados.

Entran al cuarto, decididos a continuar con su Luna de Miel, pero se encuentran
con Violeta que se instaló en su casa sin pedirles permiso

Dama a la moda


Maggie decide organizar un desfile de modas

El Coronel, como Director Interino de la Constructora, controla el trabajo de
Marcos y Santiago con una fuerte disciplina militar y los obliga a escuchar
marchas patrióticas durante las ocho horas de trabajo. Maggie decide realizar un
desfile de moda para la inauguración de su tienda.

Como no tienen un centavo para contratar a las modelos (Sara invirtió todo el
dinero del seguro en la remodelación del local y Maggie ya no cuenta con la
ayuda de Inesita ), le proponen el trabajo a Vera y a Abril. Vera aprovecha la
situación para darle celos a Felipe, comentándole a su nuevo novio que desfilará
en ropa interior.

Abril visita a Marcos en la Constructora para comentarle la noticia y terminan
hablando en el baño porque las marchas militares suenan tan fuerte que no se
pueden comunicar en su oficina. Santiago justo estaba allí y al enterarse de la
noticia, alienta a Abril a desfilar para poder verla.

Marcos se enfurece y quiere golpearlo. Abril intenta separarlos y se cae
lastimándose una pierna. Felipe le comenta a Marcos que las chicas desfilarán
en ropa interior. Marcos, desesperado, para evitar que su mujer se exponga en
ropa íntima, le paga a un médico para que le enyese la pierna lastimada aunque
no sea necesario.

Santiago se entera del engaño y corre a contarle la verdad pero ella ya la sabe y
perdonó a su esposo que muerto de culpa decidió confesarle todo. Maggie no le
permitió a Violeta formar parte del desfile así que ella decide vengarse. Le roba la
ropa interior que iba a mostrar Vera y sale a desfilar en paños menores.

El Coronel se enfurece al verla y a gritos suspende el desfile. Cristián quiere
calmar la situación pero termina peleándose con Felipe que está muerto de
celos. Justo llega la policía y se llevan detenida a Maggie por no haber pedido un
permiso para cerrar la calle e instalar la gran pasarela. Marcos y Abril la visitan en
su celda y la tranquilizan diciéndole que ya consiguieron un buen abogado para
lograr sacarla de ahí. Maggie, furiosa, sólo quiere que sus abogados demanden
a los críticos de las revistas de modas por los pésimos comentarios que hicieron
sobre su colección.

Secreto de alcoba

Ventilan secretos de Marcos y Abril

Marcos lee en una revista femenina un artículo sobre las suegras metiches y
termina convencido de que lo peor para un nuevo matrimonio es la intromisión
de los suegros en sus problemas.

El Coronel prohíbe consumir las viandas de Abril en la Constructora por
considerarlas poco nutritivas para el personal y establece un menú digno de un
cuartel del Ejército. Abril va a contarle la mala noticia a Maggie y unas clientas de
la tienda elogian la ropa que lleva puesta. Como era un diseño de ella, Maggie la
presenta como la nueva diseñadora del local y les asegura a sus clientas que, al
día siguiente, tendrán la nueva colección de su diseñadora exclusiva.

Vera le hace creer a Felipe que se fue de viaje con Cris y las gemes pero en
realidad está encerrada en su departamento. Marcos se deprime al no poder
tener relaciones con Abril que trata de consolarlo asegurándole que es
consecuencia del stress que le produce su trabajo.

Abril no sabe qué hacer para ayudarlo y, sin darse cuenta, le comenta el
problema a Maggie que corre a contárselo al Coronel. Andrés decide no ser tan
exigente con su hijo para que se tranquilice y pueda cumplir con su esposa.
Santiago se entera de la noticia y no duda en desparramar el chisme entre todos
los empleados de la Constructora. Todos se burlan de Marcos.

Él se enfurece con Abril por haberle contado su problema a su mamá, después
de haberle jurado que sus padres no intervendrían en sus problemas de pareja.
Leila no puede ver a Felipe tan deprimido y le cuenta la verdad acerca del engaño
de Vera. Felipe logra que Vera salga del departamento haciéndole creer que hay
un incendio en el edificio.

Después se encierra con las gemes dejando a Vera fuera de su casa, furiosa.
Marcos y Abril discuten a gritos, él no puede perdonarla por lo que hizo. Pero
después de descargar tanta tensión discutiendo Marcos supera su problema y
decide reconciliarse con su esposa por horas.

Medidas drásticas


Por un error, Marcos derriba un edificio que no era

Abril dedica todo su tiempo a su trabajo como diseñadora de Maggie Fashion. El
departamento es un completo desorden, hay telas, agujas, alfileres, maniquíes y
botones dando vueltas por todos lados. Marcos, harto, le exige que ponga un
poco de orden. Abril ordena el departamento y, sin darse cuenta, tira una de sus
corbatas a la basura.

Sara no puede atender a sus clientas con olor a desinfectante, así que le
propone a Inés ocupar su lugar como portera del edificio. Marcos se desahoga
con Mónica y le comenta que el nuevo trabajo de Abril está interfiriendo en su
matrimonio.

Santiago escucha la conversación y le propone a Maggie abrir una línea de ropa
masculina. Su verdadera intención es sumarle mucho más trabajo a Abril para
lograr que se aleje de Marcos. Maggie acepta encantada y obliga a su hija a
comenzar con los nuevos diseños. Un nuevo cliente llama a la Constructora para
solicitar la demolición de un edificio. Como el Coronel es un experto en
explosivos, acepta el trabajo encantado.

Abril le confeccionará un traje a Santiago para la nueva línea de ropa masculina
de la tienda de Maggie. Santiago aprovecha la situación y se desnuda para que
Abril le tome las medidas. Justo llega Marcos y, al verlo en calzoncillos, se
enfurece. Abril le explica la situación y Marcos decide tomarle él mismo las
medidas al zoquete. Justo en ese momento lo llaman a su celular para pasarle
la dirección del edificio que deben demoler y, confundiéndose con las medidas
de Santiago, toma mal la numeración de la calle.

Antes que activen los explosivos para tirar abajo el edificio, Velasco llama a
Andrés y le pasa la dirección correcta evitando un desastre. Pero justo en ese
momento, pasa por el lugar un mendigo usando la corbata de Marcos que
encontró en la basura. Ambos discuten y Marcos tironea de su corbata para
recuperarla, con tal mala suerte que cae sobre los mandos que activaban los
explosivos que estaban en el edificio, volándolo en pedazos.