RELIGIONES CRISTIANAS. DIÁLOGO ECUMÉNICO.

(RESUMEN)
El término ecuménico del griego "oikoumene" ("el mundo
habitado") comenzó a emplearse en los concilios ecuménicos
de la Iglesia, el primero tuvo lugar en Nicea en el año 325,
porque los asistentes representaban a todas las confesiones
conocidas. Aunque el ecumenismo moderno, que promueve la
unidad de los cristianos, se inició a comienzos del siglo XX, la
Iglesia Católica permaneció inflexible en su rechazo a este
movimiento, al entender que la unidad de la Iglesia sólo podía
conseguirse con el regreso de lo que consideraba "sectas
cismáticas" a la única "Iglesia verdadera".
El Concilio Vaticano II, que convocó Juan XXIII, supuso una
renovación doctrinal. La unión con otras confesiones fue uno de
los puntos más debatidos y en su decreto sobre ecumenismo
"Unitatis Redintegratio" promulgado en 1964 se hablaba ya no
de confesiones "cismáticas", sino de "hermanos separados".
Pablo VI impulsó esa idea ecuménica del concilio, que plasmó
en gestos como el encuentro en Jerusalén con el patriarca
ortodoxo Atenágoras I en 1964 o la visita del arzobispo de
Canterbury, cabeza de la iglesia anglicana, al Papa en 1967.
Juan Pablo II continuó con esa idea de ecumenismo iniciada por
sus predecesores y lo convirtió en uno de sus principales
empeños pastorales durante sus más de 26 años de
Pontificado.
En su primera y programática encíclica de 1979 "Redemptor
hominis" dedicaba ya un extenso apartado a tratar el tema de la
unión de los cristianos, primer paso hacia la encíclica "Ut unum
sin" (que todos sean uno) de 1995 primera de un Pontífice
dedicada al ecumenismo. Además su idea de búsqueda del
entendimiento en las distintas interpretaciones de la fe la




















acompañó con múltiples gestos. Fue el primer pontífice que
habló en una asamblea islámica (Casablanca, Maruecos, 1985);
entró en una sinagoga en Roma en 1986, en la mezquita de los
Omeyas, en Damasco, Siria 2001; convocó en Asís (Italia) a los
líderes de todas las religiones del mundo en jornadas de
oración y abrió la Puerta Santa de la Basílica de San Pablo
Extramuros junto a un metropolitano ortodoxo (Athanasios) y un
protestante (George Carey).
Benedicto XVI, siguiendo los pasos de su predecesor, visitó en
los primeros meses de su pontificado, la Sinagoga de Colonia
(Alemania), el primer pontífice alemán que pisa una sinagoga en
Alemania, el país donde el régimen nazi ejecutó a millones de
judíos.

RELIGIONES CRISTIANAS (DIÁLOGO ECUMÉNICO)
IGLESIAS ORTODOXAS
Las iglesias de Oriente y Occidente se separaron tras el cisma
religioso de 1054, con las excomuniones del Papa León IX y del
patriarca Miguel Cerulario.
Estas iglesias no estaban de acuerdo en cuestiones
dogmáticas como el Filioque, (el Espíritu Santo no sólo procede
del Padre, sino también del Hijo), el primado papal de
jurisdicción universal y también había diferencias en cuestiones
canónicas como el celibato de los sacerdotes.
Tras siglos de distanciamiento, el primer encuentro entre
ortodoxos y católicos tuvo lugar durante el Pontificado de Juan
XXIII (1958-1963).
En 1964, un día antes de la clausura del Concilio Vaticano II, el
Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras levantaron la
excomunión que pesaba sobre ambas iglesias.
No obstante, el Patriarcado de Moscú es con el que el Vaticano
encuentra más dificultades para entenderse.
Rusia fue evangelizada por misioneros procedentes de
Constantinopla y en el siglo X el príncipe Vladimiro impuso el
cristianismo, quedando el Obispo Metropolitano de Kiev ligado al
Patriarca Ecuménico de Constantinopla.
En el siglo XV el Metropolitano de Kiev se desliga de la
obediencia del Patriarca Ecuménico y se constituye en Iglesia
autocéfala. El Patriarca de Constantinopla por su parte se niega
a reconocer al Patriarca de Moscú, el obispo Jonás Riasau,
elegido en el Concilio Ortodoxo de 1448. Los primeros contactos
tuvieron lugar durante el Pontificado de Juan XXIII, que por su
mediación logró la asistencia de una delegación del Patriarcado
al Concilio Vaticano II
Tras el concilio, se constituyó una comisión mixta, que aunque
se ha reunido regularmente, no se han logrado muchos
acuerdos, ya que la Iglesia Ortodoxa Rusa acusa a la Iglesia
Católica de proselitismo.
Pese a la invitación realizada por el último presidente de la
extinta Unión Soviética, Mijail Gorbachov, a Juan Pablo II en 1989
para que viajara a Rusia, Alexis II ha vetado todo intento de viaje
a Moscú. No obstante, siguen los contactos.
La iglesia grecocatólica de rito bizantino tuvo su origen en la
Unión de Brest, en 1596, cuando un numeroso grupo de obispos
de Ucrania, Bielorrusia y Rumanía, decidieron desligarse del
Patriarcado de Moscú para volver a la obediencia del Papa de
Roma. En 1946 la iglesia grecocatólica fue suprimida por Stalin y
sus bienes entregados a la Iglesia ortodoxa de Moscú hasta que
en 1990 Mijail Gorbachov promulgó la Ley de Libertad Religiosa
y volvió a adquirir la personalidad jurídica que suprimió Stalin.
Los gregocatólicos reclamaron sus templos y fue entonces
cuando surgió el conflicto con el Patriarcado de Moscú.
En 1999 se creó una comisión cuatripartita formada por
ortodoxos, grecocatólicos, patriarcado y Vaticano para tratar de
resolver una situación difícil en la que se ha avanzado poco.


IGLESIAS ORIENTALES
Las iglesias que más tiempo llevan separadas de Roma son las
de Oriente, donde en el siglo V se produjeron las primeras
escisiones por la impugnación de fórmulas dogmáticas
derivadas de los Concilios de Éfeso (431) y Calcedonia (451).
Se denominan Antiguas Iglesias Orientales y no son muy
numerosos, sin embargo, la discrepancia más importante y
común a todas ellas es la función que corresponde al Obispo de
Roma en la Iglesia.
Los arrianos y los macedonios fueron los primeros que se
separaron de la fe católica, pero su existencia no se prolongó
hasta más allá del siglo VII. Negaban la divinidad de Cristo
(Nicea, 325) y del Espíritu Santo (Constantinopla, 381).
Los nestorianos y monofisitas atribuían a Cristo doble persona y
una sola naturaleza. Ambos han llegado hasta nuestros días.
Las llamadas Antiguas Iglesias Orientales, a diferencia de las
ortodoxas de tradición bizantina, forman dos grupos en la
actualidad. Por un lado, la Iglesia Asiria de Oriente, también
llamada nestoriana por apoyarse en los errores del arzobispo de
Constantinopla Nestorio y cuyo origen se encuentra en el
Concilio de Éfeso y por otro, un conjunto de iglesias llamadas
monofisitas compuestas por: la Iglesia Armenia apostólica, la
Iglesia Copta Ortodoxa, la Iglesia Etíope Ortodoxa y la Iglesia
Siria Ortodoxa, de la que surgió en siglos posteriores y por efecto
de las misiones, la Iglesia Siria Ortodoxa de Oriente.
A todas se las denomina no calcedonias porque no aceptaron la
doble naturaleza en Cristo definida en el concilio de Calcedonia.
Entre los nestorianos y católicos se inicia el diálogo ecuménico
con el encuentro entre el Papa Juan Pablo II y el Patriarca Mar
Dinkha IV que tuvo como resultado la Declaración común de
noviembre de 1994 con la que ponían fin a 1.600 años de
controversias teológicas sobre Cristo y la Virgen María.
Ambos jerarcas decidieron crear una comisión mixta para llevar
a cabo el diálogo teológico, cuya primera reunión tuvo lugar el
Roma en noviembre de 1995.
- Iglesias monofisitas.- Partidarios de la doctrina del monje
Eutiques que defendía que Cristo sólo tenía una naturaleza
(monos fisis) y que fueron condenados por el Concilio de
Calcedonia. Esta doctrina, que se extendió por todo el mundo,
dio origen a las cuatro primeras iglesias en Egipto, Etiopía,
Armenia y Siria.
- Iglesia copta ortodoxa.- Los coptos o cristianos de Egipto
siguieron el monofisismo, tras el Concilio de Calcedonia.
Ubicada en medio del mundo musulmán, ha tenido dificultades
para contactar con Roma. Sin embargo, el primer encuentro se
plasmó en el Concilio de Florencia, en 1442 mediante la bula
Cantate Domino.
Posteriormente, en mayo de 1973 el Papa Pablo VI y el Patriarca
Shenouda firmaron una Declaración conjunta en la que se
afirma que "la divinidad de Cristo está unida a su humanidad en
una unión real, sin división".
Posteriormente se creó una comisión mixta y en 1979 ambas
iglesias aprobaron unos principios hacia la unidad.
- Iglesia etíope ortodoxa.- Nacida de la anterior, con la que estuvo
unida hasta 1959. Es una de las iglesias no calcedonias con
mayor número de fieles, sin embargo, católicos y coptos de
Etiopía no han iniciado aún un diálogo estable.
- Iglesia Armenia.- Tiene cuatro patriarcados con sedes en
Etchiadzin, conocida como el Vaticano de Armenia, Jerusalén,
Constantinopla y Cilicia.
Debe su origen a los apóstoles Bartolomé y Tadeo que
evangelizaron Armenia y más tarde, a Gregorio, que organizó
esta iglesia. Los contactos entre Roma y la Iglesia Armenia se
iniciaron durante el Pontificado de Pablo VI y continuaron con
Juan Pablo II. Actualmente, aunque las relaciones son buenas,
no existe por el momento, un diálogo teológico.
- Iglesia sirio ortodoxa.- La separación se origina en el Concilio
de Calcedonia y en primer lugar, afectó a la comunidad cristiana
de Antioquia. Los seguidores de esta iglesia son los
denominados "jacobitas", ya que fue el obispo Jacobo Baradeo,
quien apoyado por la emperatriz Teodora, organizó esta iglesia.
Los contactos con Roma se iniciaron en la época de las
cruzadas y aunque se materializaron con la firma de la unión en
el Concilio de Florencia en 1444, resultó un fracaso.
Más recientemente, sus jerarcas visitaron Roma en 1971, 1980 y
1984. Ese año se suscribió una Declaración conjunta por la que
ambas iglesias autorizan a sus fieles a recibir de la otra iglesia
en determinadas circunstancias los sacramentos de la
penitencia, eucaristía y unción de enfermos.


PROTESTANTES
La Reforma Protestante tiene su origen en los siglos XV y XVI y
provocó el mayor cisma de la cristiandad desde el nacimiento de
Jesús.
La separación entre la Iglesia Protestante y la Iglesia de Roma
se produjo cuando la Iglesia Católica decidió vender
indulgencias, basándose en la Epístola del apóstol Santiago,
según la cual para llegar al cielo no basta la fe sino también las
buenas obras, incluidas las donaciones a la Iglesia, con las que
el creyente podía "comprar" el perdón de sus pecados.
El monje católico Martín Lutero (1486-1546) se opuso a este
dictado y clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia de
Wittemberg (Alemania).
Basándose en el apóstol San Pablo, Lutero argumentaba que la
salvación y el perdón sólo se logran a través de la fe, de la gracia
y de un diálogo con la Divinidad, sin intermediarios eclesiásticos.
Martín MLutero fue perseguido, primero por hereje, y después
por cismático; y las posturas irreconciliables entre ambas
corrientes generaron en Europa sangrientas guerras de religión
entre luteranos y los seguidores del Papa.
En la actualidad el movimiento protestante aglutina diversas
iglesias y comunidades evangélicas que sobre todo coinciden
en principios básicos como la "sola Scriptura" o la salvación por
la fe.
Por lo demás son diferentes entre sí y generalmente autónomas,
agrupadas en ocasiones en federaciones mundiales en virtud
de sus raíces históricas y similitudes doctrinales.
Con las comunidades evangélicas o protestantes, al igual que
con las anteriores, el Concilio Vaticano II supuso el inicio del
diálogo.
Fundamentalmente, el Pontificio Consejo para la Unidad de los
Cristianos, en representación de la Iglesia Católica, mantiene
contactos con: - Luteranos, asociados en la Federación Luterana
Mundial. - Anglicanos, federados en la Alianza Baptista Mundial. -
Reformados (calvinistas), federados en la Alianza Mundial de las
Iglesias Reformadas. - Metodistas, federados en el Consejo
Metodista Mundial.
Además, la Iglesia mantiene abierto un diálogo oficial con
algunas iglesias Pentecostales, surgidas a principios del siglo
XX, con los Discípulos de Cristo (Iglesia Cristiana) nacidos en el
siglo XIX y con los mennonitas fundados en 1536 por el
sacerdote holandés Menno Simons y federados en la
Conferencia Mennonita Mundial.
Igualmente, la Santa Sede mantiene contactos en fase inicial
con otras confesiones protestantes como: Husitas, cuáqueros,
adventistas, mormones, etc, así como con las Iglesias
vétero-católicas asociadas en la Unión de Utrech.
- Católicos-Luteranos. Los primeros contactos entre católicos y
luteranos tuvieron lugar en 1965 y 1966 en Estrasburgo.
Creada una comisión de estudio primero y una comisión mixta
después, los representantes de ambas creencias han tratado
sobre todo cuestiones como el valor sacrificial de la misa o el
ministerio episcopal.
El acuerdo más importante con los luteranos se alcanzó el 31 de
octubre de 1999. Ese día la Iglesia Católica y la Federación
Luterana Mundial suscribieron en la catedral de Augsburgo la
“Declaración conjunta de la gracia divina”, por la que por
primera vez en la historia, los católicos aceptaron una idea
central de la Reforma Protestante. La Federación Luterana
Mundial aglutina a 122 Iglesias con unos 43 millones de fieles.
- Católicos-Reformados (Calvinistas). El diálogo entre católicos y
reformados es uno de los más complejos debido al alejamiento
dogmático que inició Calvino (1509-1564) en la Suiza del siglo
XVI y continuaron posteriormente otras corrientes, como el
presbiterianismo escocés de John Knox.
Los primeros contactos entre la Iglesia Católica y la Alianza
Reformada se iniciaron en los años setenta, pero decayeron a
raíz de la canonización en 1995 del sacerdote checo Jan
Sarkander, que murió asesinado por los protestantes. Sin
embargo, los encuentros se mantienen. La Alianza Mundial de
las Iglesia Reformadas federa a 188 iglesias reformadas,
presbiterianas y congregacionalistas que cuentan con unos 32
millones de fieles.
- Católicos-Baptistas Los baptistas se consideran el ala radical
de la Reforma. Se llaman así, porque sólo administran el
bautismo a los creyentes adultos. Surgieron en Inglaterra en el
siglo XVII y la mayoría viven en Estados Unidos, donde
representan el mayor grupo cristiano después del católico. La
organización baptista es congregacionalista, es decir que cada
comunidad local es independiente. En 1905 se federaron en la
Alianza Baptista Mundial. El primer encuentro con la Santa Sede
tuvo lugar entre 1984 y 1988, y aún no se ha producido un
reconocimiento recíproco de la eclesialidad de la Iglesia Católica
y las comunidades baptistas.
Los baptistas suman alrededor de cuarenta millones.
- Católicos-Metodistas Surgieron en la Inglaterra del siglo XVIII.
Su nombre se atribuye a los que según John Wesley, su
fundador, viven de acuerdo con el método establecido en la
Biblia.
Es metodista aquél que ha sido bautizado; ha recibido
instrucción religiosa y ha hecho profesión de fe.
La base de su organización es la comunidad local, y a diferencia
de Estados Unidos, en Inglaterra y en otros países los
metodistas no tienen obispo. En Estados Unidos forman, tras
los baptistas, el segundo grupo protestante más numeroso.
Las diversas iglesias están federadas en el Consejo Metodista
Mundial.
El diálogo católico metodista es fluido desde sus inicios en
1967. Los encuentros suelen ser quinquenales y entre otros
temas se ha tratado sobre la naturaleza de la Iglesia los
sacramentos, la unidad y el primado de Pedro.
- Católicos-Iglesia de Inglaterra (Anglicanos)
La Iglesia de Inglaterra surgió en 1531 tras el cisma provocado
por la disputa entre el rey Enrique VIII con Roma a raíz de su
divorcio de Catalina de Aragón, su primera esposa e hija de los
Reyes Católicos de España.
En 1531 el rey se hizo reconocer jefe de la Iglesia de Inglaterra
mediante la promulgación de la denominada Acta Suprema que
consagraba la separación de la Iglesia Anglicana de la
obediencia del Papa.
El anglicanismo y su contrapartida norteamericana, el
episcopalianismo, son las ramas protestantes más cercanas al
catolicismo de Roma.
Pese a los desencuentros dogmáticos y a que en 1896 el Papa
León XIII negó mediante la bula Apostolicae Curae la validez de
las ordenaciones anglicanas, el diálogo entre ambas iglesias,
aunque con altibajos, nunca se ha interrumpido.
Sin embargo, el impulso más importante se dio a raíz del
Concilio Vaticano II, durante el Pontificado de Juan XXIII.
La Declaración conjunta firmada en 1966 por la que católicos y
anglicanos se comprometen a buscar soluciones; la visita del
entonces arzobispo de Canterbury, Michael Ramsay, cabeza de
la iglesia anglicana, a Pablo VI en 1966, o la creación de la
Comisión Internacional Católico-Anglicana, (ARCIC, de sus
siglas en inglés) que por primera vez se reunió en 1970, son
algunas de las muestras del diálogo entre ambas confesiones.
Aunque en estos años las distancias entre católicos y
anglicanos se han acortado, las diferencias entre ambos radican
sobre todo en el misterio de la Eucaristía, el orden sagrado y la
autoridad de la Iglesia. Posteriormente se ha añadido la
aceptación de la ordenación presbiteral y episcopal de mujeres,
la admisión a la comunión eucarística de divorciados vueltos a
casar y la legitimidad moral de los métodos anticonceptivos.
Pese a lo aún pendiente, existe voluntad de diálogo. En medio
de este clima de entendimientos el Arzobispo Carey ha viajado a
Roma en diversas ocasiones, como la de 1996 para tratar de la
Primacía del Papa, o la de 2000 que junto a Juan Pablo II asistió
en Roma a la apertura de la Puerta santa de San Pablo
Extramuros, en una celebración ecuménica sin precedentes en
la historia.


OTROS CISMAS
FRATERNIDAD SACERDOTAL DE SAN PÍO X O LEFEBVRIANOS
La Fraternidad Sacerdotal San Pío X, más conocidos como
lefebvrianos, son los seguidores del arzobispo tradicionalista
francés, Marcel Lefebvre, fallecido en Suiza en 1991, y que
protagonizó el tercer cisma en el seno de la Iglesia Católica del
siglo XX, tras los de las iglesias nacional checoslovaca, en 1920
y la iglesia china en 1950.
Contrario a las reformas de la Iglesia surgidas a raíz del Concilio
Vaticano II, fundó la ortodoxa Reunión Internacional de
Sacerdotes y posteriormente, la Fraternidad Sacerdotal de San
Pío X, que pese a que fue prohibida por la Santa Sede en 1975,
siguió ordenando sacerdotes y obispos, hasta incurrir en la
excomunión automática en 1988.
La Fraternidad de San Pío X no acepta las innovaciones
litúrgicas posteriores a 1969 y considera que aunque la misa
moderna es válida, no expresa claramente la fe de la Iglesia.
Los primeros contactos con la Santa Sede se mantuvieron en
los años setenta, aunque sin éxito. Con la elección de Juan
Pablo II como Pontífice en 1978 se suavizaron las relaciones
pero aún siguen las divergencias.
En 1987 el entonces cardenal Ratzinger, hoy Papa Benedicto XVI,
dirigió unas negociaciones que culminaron en la firma de un
protocolo sobre cuestiones doctrinales.
En el acuerdo Lefebvre aceptaba el Concilio Vaticano II y
reconocía a la Santa Sede el papel de la tradición en la Iglesia
Católica, a cambio de que se regularizasen situaciones
canónicas de personas vinculadas a la Fraternidad.
Tras la ordenación de cuatro obispos el 30 de junio de 1988,
Alfonso de Galarreta, de España, Bernard Fellay, de Suiza;
Bernard Tissier, de Francia y Richard Williamson, de Inglaterra,
que derivó en la excomunión el 2 de julio de 1988, las relaciones
se enfriaron.
Sin embargo, en 2001, diez años después del fallecimiento del
obispo cismático, la Santa Sede confirmó la existencia de
contactos con los seguidores de Lefebvre, a los que el Vaticano
permitió celebrar la misa en latín por el rito de San Pío V y
estableció que formaran parte de una Administración apostólica
dependiente directamente del Papa.
En 2003, en un gesto de distensión, el cardenal Darío Castrillón,
prefecto de la Congregación para el Clero, presidente de la
Comisión Pontificia Eclesia Dei, y mediador con los
"lefebvrianos" ofició una misa tridentina, la primera desde 1970
realizada siguiendo el rito preconciliar de Pío V y a solicitud del
Concilio de Trento, que fue visto como un gesto de apertura del
Vaticano hacia los seguidores de Lefebvre.
Desde 1996 el suizo Bernard Fellay es el superior general de la
Fraternidad de San Pío X, organización que cuenta con más de
trescientos mil seguidores que están presentes en treinta
países. De ellos cuatrocientos son sacerdotes, doscientas
religiosas y unos cien seminaristas y disponen de setecientos
lugares de culto.
En enero de 2002 unos treinta mil seguidores de Lefebvre
establecidos en Brasil y liderados por el obispo Liciano Rangel,
volvieron a la comunión con Roma. Reconocieron la autoridad
del Papa, la legitimidad del Concilio Vaticano II y la validez del rito
de la misa aprobado por Pablo VI (el actual).


RELIGIONES NO CRISTIANAS (DIÁLOGO INTERRELIGIOSO)
Además del diálogo ecuménico (búsqueda de la unidad entre
los hermanos cristianos de distinto nombre), el diálogo
interreligioso, entre personas de distinto credo, ha sido otra
constante desde el Concilio Vaticano II.
ISLAMISMO
El Islám es junto al Judaísmo y el Cristianismo la más joven de
las tres religiones monoteístas que arrancan directa o
indirectamente de la Biblia.
Está basada en las revelaciones que a partir del año 610 Dios
hizo a Mahoma a través del arcángel Gabriel, por ello es una
religión profética. Extendida especialmente por Asia y África, es
la más importante en número después del cristianismo, y en las
últimas décadas ha resurgido como núcleo de una civilización
que acentúa su identidad frente a Occidente.
El texto religioso de los musulmanes es el Corán, que se
complementa con la Sunna, la tradición que contiene los
"hadiths" o dichos del Profeta. La Sunna tiene un rango
semejante al Corán y en ocasiones, superior.
Los "cinco pilares de la fe" del Islam son: la "shahada", la
profesión de fe por la que el musulmán reconoce su adhesión y
fidelidad a Dios (Alá) y a su Profeta (Mahoma); "Salat", la oración
un deber que se practica individual y públicamente; "Zakat", la
limosna o "caridad obligatoria"; "Sawm" el ayuno anual del
Ramadán, noveno mes del calendario lunar; y el "Hajj", o la
peregrinación a la Meca instituida por Mahoma en el año 632, el
de su muerte.
La mayoría de los musulmanes siguen la corriente Suní,
(tradicionalistas), constituyen la rama principal del Islam y son
fieles al Corán y a las enseñanzas de Mahoma. Dentro de esta
corriente se encuentran los wahabitas, radicales ortodoxos, los
talibanes inflexibles en la aplicación de la ley islámica que
interpretan desde un punto de vista particular y salafíes que
persiguen la expansión del integrismo.
También se encuentran, los musulmanes Chiíes, los que
además de seguir el Corán y la Sunna, siguen las palabras y los
hechos de sus imanes. Se remontan a la figura de Alí, primo y
yerno de Mahoma, cuarto califa muerto en el año 661. Los chiíes
se subdividen en "Ithna Asari", "Zaydíes", Alauíes e Ismailíes.
En el transcurso de los siglos muchas han sido las
desavenencias surgidas entre cristianos y musulmanes, sin
embargo, los contactos son fluidos ya que "adoran como
nosotros al Dios único y misericordioso", según el Catecismo de
la Iglesia Católica. Entre católicos y musulmanes hay un comité
de enlace, creado en 1998 para promover el diálogo entre
ambas confesiones. Está formado por representantes del
Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y por el Comité
Permanente Al-Azhar para el Diálogo con las Religiones
Monteístas. Desde su constitución se ha reunido en nueve
ocasiones, la última tuvo lugar en el Vaticano en enero de 2004,
donde se trató el tema "La dignidad humana y los derechos
humanitarios en los conflictos armados". En el VII encuentro
celebrado en julio de 2001 en Roma ambas partes firmaron un
documento que reconoce la libertad religiosa.


JUDAÍSMO
Fundada por Abraham, fue transmitida por su hijo Isaac y luego
por Jacob y su religión fue la de los descendientes de Israel,
nombre éste dado por dios a Jacob. Los practicantes del
judaísmo tienen en común la veneración de la Torah,
designación judía de la ley mosaica o Pentateuco: los primeros
cinco libros del Antiguo Testamento, y de la Tradición Rabínica,
así como de la institución de la Sinagoga, de gran importancia,
tras la destrucción del segundo Templo en el año 70 después
de Cristo. El Judaísmo tradicional observa y cumple la Tradición
que, mediante el Talmud y sobre todo la Mishna, interpreta y
desarrolla la Torah. Dentro del judaísmo se encuentra la
corriente denominada Casidismo, nacida en Europa oriental en
el siglo XIX como reacción a la ortodoxia rabínica y mención
aparte merece el Judaísmo norteamericano, que surgió en New
Amterdam en 1654 y que se ha convertido en una fuerza de gran
influencia socio-política, cultural y económica. Los judíos
norteamericanos se agrupan en tres corrientes: - reformada, que
surge con la idea de adaptar la religión a la práctica cambiante
de la vida; - ortodoxa, como reacción a la anterior y -
conservadora, que combina lo tradicional con algunas formas de
vida moderna. Desde la celebración del concilio Vaticano II en el
que se aprobó la Declaración “Nostrae aetate”, en la que entre
otras manifestaciones figura "es inmenso el patrimonio común
de la Iglesia con el pueblo Judío", las relaciones han
experimentado cambios.
En el último cuarto de siglo el Papa Juan Pablo II aprovechó
todas las oportunidades para promover el diálogo entre ambas
comunidades de fe.
En 1994 el Vaticano reconoció oficialmente el Estado de Israel,
primer paso para futuros acuerdos y encuentros que se siguen
por el comité Internacional de enlace entre Católicos y Judíos.
De 1998 es el documento papal "Nosotros recordamos", una
reflexión sobre la Shoah y de 2002 el comunicado conjunto en el
que ambas partes rechazan cualquier forma de racismo y
subrayan que Dios ha creado a todos los individuos "iguales en
dignidad".
En la línea de Juan Pablo II, su sucesor Benedicto XVI, en su
primer viaje como Pontífice a Colonia, Alemania, agosto de
20065) visitó la sinagoga de Colonia, la primera realizada por un
Papa a un templo judío en el país del Holocausto y condenó con
dureza el nazismo que calificó de "demencial ideología racista
de matriz neopagana".


ANIMISTAS
Son las formas de creencia más extendidas en África, según las
cuales no sólo los hombres están dotados de alma, sino
también los animales, los vegetales y los objetos inanimados.
Aunque en la práctica totalidad de los pueblos africanos creen
en un Ser Supremo, colocan en un primer plano el culto a los
antepasados.
Además de en África, estas religiones aunque minoritarias,
tienen su influencia en el Caribe (Haití, Cuba) y Brasil.
Con estas religiones, la Iglesia Católica también ha dado
muestras de acercamiento. Juan Pablo II en su libro "Cruzando
el umbral de la esperanza" señala que "Parece que quienes las
practican se encuentran especialmente cerca del cristianismo".
Cuando en 1978 fue elegido Papa, Juan Pablo II avanzó "quiero
ver a todos" "a todos los que rezan, donde ellos recen..". En 1985
en Togo (África) asistió a ritos animistas. En las Jornadas de Paz
en Asís (Italia) el Papa rezó con los líderes religiosos de todas
las creencias, también animistas.


ZOROASTRISMO
Es la religión enseñada por Zoroastro (o Zaratustra), también
llamada Mazdeísmo y Parsismo.
Su dios es Ormuz y Zoroastro el profeta. Es la más antigua de
las religiones basadas en un determinado credo y el Avesta, que
recoge los textos sagrados. Están asentados en la India, sobre
todo en Bombay, y en la actualidad, tiene también seguidores en
Hong Kong, Singapur, Australia, Kenya, Francia, Inglaterra,
Estados Unidos y Canadá. Católicos y zoroastristas participan
juntos en las asambleas que organiza la Conferencia Mundial de
las Religiones por la Paz (WCRP), organización interreligiosa
fundada en 1970 y que trata de favorecer el diálogo entre los
distintos credos. A este foro ha asistió en diversas ocasiones
Juan Pablo II.


HINDUISMO
El Hinduismo no es una religión concreta, sino un modo de vida
asociado a una religión. Su Dios es Krishna y en un principio, se
designaba así a la religión de los indios que no eran
musulmanes. Solo más tarde, el término comenzó a ser
empleado por los hindúes para referirse a su propia religión.
De fuerte contenido ritual y unida por el sistema de castas, el
Hinduismo encuentra en los Vedas, colección de antiguas
escrituras, su fundamento.
Al igual que los anteriores, los hinduistas participan con los
católicos en la Conferencia Mundial de las Religiones por la Paz
(WCRP), además, cada año el Pontificio Consejo para el Diálogo
Interreligioso dirige un mensaje a los hindúes destinado a
promover las relaciones entre todas las creencias. El último
mensaje tuvo lugar el 8 de noviembre de 2004, con motivo de la
fiesta hindú de Diwali.


JAINISMO
Es una de las tres grandes religiones nacidas en la India junto
con el Hinduismo y el Budismo.
Surgió en el siglo VI antes de Cristo como protesta contra el
ritual védico y se debe a Mahavira, fundador del Budismo. El
jainismo no tiene dioses y su doctrina es la "ahimsa" que
prohíbe las lesiones y sacrificios de seres vivos.
Sus más de dos millones de seguidores (jainas) están
diseminados por todos los estados de la India, pero sobre todo
se concentran el en oeste del país. Documentos publicados por
el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso hacen
referencia entre otros credos al jainismo, con la idea de
"introducir a los cristianos en las tradiciones religiosas más
importantes del mundo, estimulando en ellos una reflexión
sobre el cristianismo" (documento publicado en 1999).


BUDISMO
Fundada en el noroeste de la India, el Budismo nace de las
enseñanzas impartidas en los siglos VI y V antes de Cristo por
Siddhartha Gautama, más conocido como Buda (el despertado).
Buda rechazó aspectos importantes del Hinduismo, abrió su
movimiento a todas las castas y no aceptó la validez de las
escrituras védicas. El núcleo del Canon Budista está formado
por los libros incluidos en el Tripitaka, que comprende: Vinaya
Pitaka (reglas monásticas), Sutta Pitaka (sermones y dichos de
Buda) y el Abidhama Pitaka (reflexiones y especulaciones sobre
las palabras de Buda).
El Budismo, que en la actualidad se divide en dos grandes
escuelas: el budismo Thervada (Enseñanza a los Ancianos) y el
budismo Mahayana (Gran Vehículo) es la única religión de
origen asiático que se ha difundido en todo el continente, desde
la India hasta Siberia, y desde finales del siglo XIX ha penetrado
débilmente en Europa y América.
En 2001 Juan Pablo II abogó por fomentar el diálogo entre
cristianos y budistas ante los obispos de Tailandia reunidos en
el Vaticano y en 2003 pidió la unión de las religiones por la paz
ante los líderes religiosos de Indonesia a los que recibió en el
Vaticano.
Además, convocados por Juan Pablo II, los budistas han
participado en los encuentros de Oración Mundial en Asís (norte
de Italia) junto a los líderes de las confesiones más importantes
del mundo.


CONFUCIANISMO
Designa el pensamiento de Confucio (Kong Fuzi, 551-479 a
d.C.), que más que una religión, es responde a un sistema de
enseñanzas morales, sociales, políticas y religiosas sobre las
antiguas tradiciones chinas. Convertido en forma de
pensamiento del imperio chino, el Confucianismo no tiene
revelación positiva y sus doctrinas contribuyen a mantener vivos
los cultos de veneración de los antepasados. A Confucio se
atribuyen los Analecta, una guía de instrucción moral que se
centra en el gobierno de la sociedad a través de un sistema
definido de relaciones sociales y que fueron traducidos al Latín
en el siglo XVII por misioneros de la Compañía de Jesús. Desde
China, se extendió a Corea, Japón y Vietnam, donde muchos
sintoístas y budistas se declaran también confucianos. Los
confucianos asistieron en 1962 al Concilio Vaticano II
convocados por Juan XXIII y también con una vocación de
encuentro, fueron convocados por Juan Pablo II en las jornadas
de Oración Mundial por la Paz en Asís (norte de Italia), que se
han celebrado en 1983, 1996 y 2002.


TAOÍSMO
Es una Religión-filosofía que nació en China en el siglo IV a.d.C.
El término deriva del vocablo "tao", vía, camino, y se atribuye a
Lao-Tse. De marcados rasgos exotéricos, el Taoísmo preconiza
el sometimiento del hombre al Tao (camino) y sus creencias se
encuentran recogidas en el Tao Te-King, libro de la Vida y de la
Virtud, y en el Zhuangzi, libro de parábolas y alegorías que data
del siglo III antes de Cristo. Alrededor de treinta millones de
personas practican esta filosofía, la mayoría chinos. Junto a
representantes de otras religiones, entre ellos católicos, los
taoístas participaron en 2004 en la cuarta edición del Parlamento
de las Religiones del Mundo en el Forum Universal de las
Culturas de Barcelona.


SINTOISMO
Del japonés Shinto, (el camino de los dioses), el sintoísmo es
una religión politeísta surgida y profesada mayoritariamente en
Japón. Se basa en la creencia del Kami (dioses o espíritus) que
personifica a fuerzas de la naturaleza y en cuya cúspide se
encuentra Amaterasu, la diosa del Sol. También se rinde culto a
los antepasados y a determinados hombres, que por su
importancia pueden llegar a ser Kami. A partir de los siglos V y VI
de nuestra era, el sintoísmo sufrió importantes cambios debido
a las influencias budistas y confucianistas. Convocados por el
Papa Juan Pablo II, los sintoistas han participado, junto a
representantes de otras religiones del mundo en las jornadas
de oración mundial por la Paz celebrada en Asís (Italia) en 2002.
Ya en 1994 participaron en el Vaticano en la VI Asamblea
Mundial de las Religiones por la Paz.