Transformación Educativa

La igualdad de oportunidades es necesaria y requisito
indispensable para elevar el aporte de la educación al
desarrollo equilibrado del país y para mejorar el nivel de vida de
los mexicanos. Ello requiere entre otros factores, ampliar la
inversión en educación y modernizar la infraestructura educativa,
aumentar las becas para los estudiantes de menores recursos
y abatir el rezago de la educación para los adultos.

INFRAESTRUCTURA PARA EDUCACIÓN

• Con el objetivo de poner un alto al deterioro progresivo que ha
sufrido la infraestructura física educativa por décadas, como
resultado de la falta de mantenimiento acumulado, el Gobierno
Federal, en coordinación con las autoridades de las entidades
federativas y municipios, puso en marcha diversos programas
para restituir la funcionalidad de los planteles de educación
básica y media superior, con lo que se pretende mejorar las



















condiciones de habitabilidad de estos espacios e incidir
positivamente en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Como
parte de estas acciones, la inversión física del sector público
federal en educación al mes de junio de 2007 fue de 7 814.3
millones de pesos, lo que representó un incremento real de
6.3% respecto a igual lapso de 2006. De ese total, el 59.6% (4
658.3 millones de pesos) lo ejerció la Secretaría de Educación
Pública, principalmente a través de subsidios y transferencias,
40% (3 126.5 millones) se canalizó mediante el Ramo General
33 y el restante 0.4% (29.5 millones) lo ejercieron
la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca
y Alimentación, y otros.

• Mediante el Programa General de Obra del Consejo Nacional
de Fomento Educativo para 2007 se programó realizar 5 468
acciones de infraestructura en escuelas y cursos comunitarios
de educación básica, de las cuales 2 342 fueron de
construcción de espacios educativos y técnico-administrativos y
3 126 de rehabilitación de espacios educativos y técnico-
administrativos. Asimismo, se estima distribuir 15 656 lotes de
mobiliario a nivel nacional en escuelas y cursos comunitarios de
educación básica y en oficinas de supervisión.

• Para 2007 el Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM) contó con
una inversión de 5 647 millones de pesos, 602.5 millones más
con respecto a 2006. Al nivel básico corresponden 3 762.7
millones de pesos, con lo que 31 entidades federativas atienden
8 670 planteles con 9 047 espacios educativos integrados por 5
021 aulas, 97 laboratorios, 165 talleres y 3 764 anexos
escolares. Para la educación superior se autorizaron 1 884.3
millones de pesos, de los cuales 1 680.3 se destinan a la
construcción y equipamiento de 2 109 espacios educativos que
comprenden a 490 aulas, 105 laboratorios, 23 talleres y 1 491
anexos escolares, pertenecientes a 198 universidades entre
públicas, tecnológicas y politécnicas. Asimismo, se
canalizaron 204 millones de pesos para apoyar a 18 Institutos
Tecnológicos.

• En el segundo semestre de 2007 se puso en operación el
Programa Especial de Financiamiento para la Infraestructura
Física de Educación Básica, con el propósito de mejorar las
condiciones de operación de la infraestructura física de la
educación básica. Para ello, se llevan a cabo trabajos de
mantenimiento en escuelas primarias y secundarias de todo el
país, con especial énfasis en las que se encuentran
establecidas en áreas de pobreza de las zonas urbano-
marginadas de las 32 entidades federativas. El programa contó
con un monto inicial de 700 millones de pesos para atender a 2
300 planteles en beneficio de más de 800 mil alumnos, para
mejorar las instalaciones eléctricas, hidráulicas y sanitarias, y
se realizan diversos trabajos de mantenimiento.

• En una acción que conjunta la capacidad, experiencia,
esfuerzos y recursos de la Federación, estados, municipios y del
sector productivo nacional, en la actual administración se creó el
Programa de Infraestructura para la Educación Media Superior,
el cual incluye los recursos asignados para
Organismos Descentralizados (ODES) que sustituye el
Programa Peso a Peso a partir del segundo semestre de 2007.
La inversión federal del programa es de 500 millones de pesos,
estimando que las entidades federativas aporten una cantidad
similar, con lo cual se espera atender 910 planteles, en
beneficio de aproximadamente 1.4 millones de alumnos a nivel
nacional.

• En el ciclo escolar 2006-2007, se apoyó la creación de nuevas
instituciones de educación superior con la apertura de 13
instituciones en 11 estados de la república: una universidad
tecnológica en Gutiérrez Zamora, Veracruz; tres universidades
públicas estatales en Celaya, Guanajuato, Interserrana de
Puebla y Oriente en Valladolid, Yucatán; cinco universidades
politécnicas, en Valle de Toluca, Estado de México, Tenosique y
Paraíso en Tabasco; Ciudad Victoria y Altamira en Tamaulipas;
un instituto tecnológico descentralizado, en Champotón,
Campeche; y tres universidades interculturales bilingües, en
Guerrero, Michoacán y Quintana Roo.

• En el ciclo 2006-2007 el Sistema Educativo Escolarizado contó
con un total de 241 855 planteles escolares en todos los tipos y
niveles educativos, 3 852 más que los del ciclo inmediato
anterior. El 82.2% de los nuevos planteles fueron para
educación básica, el 12.4% corresponden a educación media y
superior, y 5.4% a capacitación para el trabajo.

– Por tipo de sector, el 84.1% son instituciones públicas y el
15.9% restante son establecimientos particulares, los cuales
han mostrado en los últimos cinco ciclos escolares, un
crecimiento importante (45.4%) en relación a las escuelas
públicas (4.2%).



SISTEMA DE BECAS

Con el fin de lograr la igualdad de oportunidades educativas
entre los niños y jóvenes de bajos ingresos familiares que
limitan la realización o continuación de sus estudios en los
distintos niveles del Sistema Educativo Nacional, el Gobierno de
la República se ha fijado el compromiso, en ejercicio de su
función compensatoria, de diversificar los apoyos que
promuevan la equidad. Así, en febrero de 2007 se pusieron en
marcha dos programas, con los que se diversifican las
opciones de apoyo solidario en favor de los que más lo
requieren.



• Durante el periodo escolar 2006-2007, se entregaron poco
más de 6 millones de becas en los distintos niveles del SEN,
cifra similar a la del año anterior. De ellas, 4 613.4 miles (75.9%)
se emplearon en la educación básica y 1 462.4 miles (24.1%)
en educación media superior, superior y capacitación para el
trabajo. Para el ciclo 2007-2008 se observa un ligero incremento
en el número total de becas otorgadas, pero un significativo
aumento en el monto económico que reciben por ejemplo, los
estudiantes del nivel medio superior, que va de 300 a 400%.

• El Programa de Desarrollo Humano Oportunidades, a través
de su componente educativo, orienta sus acciones a respaldar
el acceso, permanencia y éxito en la realización de los estudios
de enseñanza básica o media superior de los niños y jóvenes
que se benefician con Oportunidades. En el ciclo escolar 2006-
2007, este programa apoyó con una beca a 5.2 millones de
alumnos, es decir, al 86% del total de becados, 4.5 millones que
cursan la educación básica y más de 739 mil la educación
media superior. Se prevé que éstas se incrementen para el ciclo
recién iniciado en 2 y 4.7%, respectivamente.

– La distribución de las becas por sexo es casi igual para
hombres y mujeres (49.5 y 50.5%), lo que permite observar la
creciente incorporación de las niñas en la educación,
otorgándoles mayores oportunidades que históricamente y por
cuestiones culturales, no les era accesible. Para el primer
semestre de 2007 los montos autorizados para becas fueron
los siguientes:

• En tercero de primaria el monto pasó de 125 pesos a 145 para
el cuarto, y de 185 a 250 entre quinto y sexto grados.

• En secundaria el monto de la beca para primer año fue de 360
pesos para hombres y 385 para mujeres, en segundo de 385
pesos para hombres y 425 pesos para mujeres; mientras que
para el tercer grado los montos alcanzaron 405 pesos para
hombres y 465 pesos para mujeres.

• Para media superior estos montos se ubicaron en el primer
año en 610 pesos para hombres y 700 para mujeres; para el
segundo en 655 y 745; y en el tercero, en 695 y 790, en el mismo
orden.

– En apoyo a los becarios del Programa Oportunidades, al inicio
del ciclo escolar 2006-2007 el CONAFE entregó 1 749.5 miles
de paquetes de útiles escolares en 56 403 escuelas de
educación básica; la meta para el ciclo escolar 2007-2008 es
entregar 1 800.8 miles de paquetes.

• El impacto de Oportunidades sobre la educación de niños y
jóvenes en zonas rurales y urbanas dado a conocer en
septiembre de 2006 tuvo los siguientes resultados:

– Se comprobó que características de la oferta educativa
relacionadas con la calidad logran aumentar el impacto de
Oportunidades. Una reducción de 30% del tamaño de la clase
(número de alumnos por clase), aumentó la inscripción de los
beneficiarios de Oportunidades en zonas rurales en un punto
porcentual.

– En zonas urbanas se incrementó el total de grados educativos
alcanzados por niños y niñas de entre seis y 20 años,
beneficiarios del programa. El mayor impacto se observó en el
grupo de 12 a 14 años de edad, quien mostró un incremento de
0.2 grados adicionales de escolaridad, lo que representa un
aumento de 4%, respecto al grupo de no beneficiarios.

– Los impactos de corto plazo en el trabajo de niños y jóvenes
de zonas urbanas (a uno y dos años de participar en
Oportunidades), muestran que el programa disminuyó el
porcentaje de niños entre 12 y 14 años de edad que trabajan:
alrededor de 8% en el primer año y de 12 a 14% en el segundo
año de intervención. En el caso de las mujeres, sólo se observa
el impacto para las de 15 a 18 años de edad, rango en el que el
porcentaje de las que trabajan se redujo en 11% sólo en el
primer año.

– Durante el primer semestre de 2007 estuvieron vigentes tres
generaciones de beneficiarios del Componente Patrimonial
Jóvenes con Oportunidades. La tercera generación de 133 007
egresados y la cuarta con un total de 142 801 beneficiarios. En
el mes de abril se integró un padrón final de beneficiarios del
Componente Patrimonial correspondiente a un primer periodo
de egresados de 2007. Dicho padrón contiene 2 490
beneficiarios, de los cuales 120 formalizaron su cuenta de
ahorro en el
primer semestre del año. En total se formalizaron 68 045
cuentas en los primeros seis meses del año; y de ellas, 13 370
jóvenes eligieron la vertiente de capacidades para seguir
estudiando y cinco jóvenes decidieron iniciar un negocio a través
de la vertiente productiva.

• De enero a junio de 2007 comenzaron a operar dos nuevos
programas de becas para educación media superior: el
Programa Nacional de Becas para la Retención de Estudiantes
y el Programa Nacional de Becas de Apoyo a Estudiantes.

– Con el primero se busca evitar el abandono escolar por falta
de recursos. Está dirigido a familias cuyos ingresos se
encuentran por debajo de la línea de pobreza patrimonial y que
no reciben apoyo monetario de otros programas. Los montos
autorizados en 2007 para bachillerato general van de 625 a 750
pesos, para bachillerato tecnológico y profesional técnico van de
650 a 830 pesos, para los cursos de formación para el trabajo
van de 650 a 680 pesos y para las pasantías (prácticas
profesionales), de 790 a 830 pesos.

– El segundo pretende apoyar a estudiantes que alcanzaron un
promedio mínimo de ocho en el periodo escolar inmediato
anterior y provienen preferentemente de localidades rurales,
indígenas y zonas marginadas o con población dispersa. Los
montos autorizados en 2007 para bachillerato van de 500 a 625
pesos y para los cursos de formación para el trabajo van de 500
a 525 pesos.

– La operación de estos programas se inició con tres
convocatorias. En las dos primeras se recibieron más de 300
mil solicitudes y se estima que para finales de 2007 se otorguen
alrededor de 220 mil becas a alumnos de instituciones públicas
de educación media superior.

• El Programa Nacional de Becas y Financiamiento para
Estudios de Tipo Superior (PRONABES) apoya a jóvenes en
condiciones adversas, con el propósito de que accedan a los
servicios de educación pública superior, en programas de
licenciatura y de técnico superior universitario.

– Con una inversión federal de 850 millones de pesos, durante
el ciclo escolar 2006-2007 el PRONABES otorgó un total de 183
044 becas a igual número de estudiantes en todo el país. En el
ciclo inmediato anterior fueron 162 mil los beneficiarios del
programa.

– Se estima que para el ciclo escolar 2007-2008, esta inversión
se incremente considerablemente, para alcanzar los 1 400
millones de pesos de origen federal, duplicándose con las
aportaciones de los estados y de las instituciones participantes.

• Como lo establece la Ley General de Educación, el Gobierno
Federal en coordinación con los gobiernos estatales y
municipales, continuó desempeñando su función
compensatoria en beneficio de las comunidades con mayor
atraso educativo, mediante los servicios de educación inicial, la
construcción y reacondicionamiento de espacios educativos, así
como el suministro de materiales didácticos, entre otras tareas
para mejorar el aprovechamiento escolar de los niños en
situación de desventaja, a través del Programa para Abatir el
Rezago en Educación Inicial y Básica (PAREIB).

– El servicio de Educación Inicial no Escolarizada durante el
ciclo 2006-2007, logró una cobertura de 26 603 localidades con
la participación del mismo número de promotores educativos,
los cuales previa capacitación asesoraron a 367 986 madres y
padres de familia en el cuidado de 443 560 niños y niñas
menores de cuatro años.

– Con el programa de Apoyo a la Gestión Escolar (AGE) se
canalizan recursos económicos a las escuelas de educación
preescolar y primaria a través de las Asociaciones de Padres de
Familia. Para 2006, los recursos disponibles para el fondo
económico otorgado a estas asociaciones, se ajustaron a 255.1
millones de pesos en beneficio de 52 335 escuelas, de las
cuales 17 854 son de educación preescolar y 34 481 de
primaria. Además, se impulsó la capacitación de Asociaciones
de Padres de Familia en 15 443 preescolares y 39 631
primarias.

PROGRAMAS DE ALFABETIZACIÓN PARA ADULTOS

Si bien en los últimos años se ha logrado reducir el
analfabetismo, esta deficiencia sigue presentándose de manera
muy acentuada en varios estados de la república, tanto en el
medio rural como entre los pueblos y comunidades indígenas, y
el número de personas de 15 años y más que carecen de
primaria o secundaria completa es de más de 27 millones. Para
dar respuesta a estos desafíos el Instituto Nacional para la
Educación de los Adultos (INEA) centra sus acciones en la
atención regionalizada del rezago educativo, a través del Modelo
de Educación para la Vida y el Trabajo (MEVYT), la instalación de
Pl@zas Comunitarias y el desarrollo de estrategias de atención
como Cero Rezago y el Programa Oportunidades.

• Durante el primer semestre de 2007 el INEA atendió a poco
más de 2 millones de jóvenes y adultos con los servicios de
alfabetización, primaria y secundaria en todo el país, a través de
sus distintos programas en operación. De esta cobertura,
concluyeron algún nivel educativo 443 292 educandos (26% de
primaria y 56% de secundaria y el resto de alfabetización).

• El Consejo Nacional de Educación para la Vida y el Trabajo
(CONEVYT) surge de la necesidad de crear un sistema que
facilite el tránsito entre la conclusión de la educación básica de
jóvenes y adultos hacia otros niveles y modalidades educativas y
de capacitación para el trabajo.

– Las Pl@zas Comunitarias siguen siendo el proyecto más
innovador del CONEVYT-INEA, ya que tienen el propósito de
ofrecer a las personas jóvenes y adultas que no han terminado
su educación básica, acceso a las nuevas tecnologías de
información y comunicación, como instrumentos para concluir
su educación básica y desarrollar competencias laborales y
sociales, así como dar facilidades a la población
en general para que accedan a estos espacios educativos,
como un polo de formación continua. La creación y operación de
Pl@zas Comunitarias acumuladas al 31 de agosto de 2007 se
estima alcance las 3 433 pl@zas.

– La certificación CONEVYT es una estrategia de abatimiento del
rezago educativo, que consiste en involucrar activamente tanto al
sector productivo como a organizaciones públicas y sociales,
para lograr que todos los trabajadores de las empresas que
participan, estudien y concluyan su educación básica a través de
los programas del INEA, y en tal caso reciban reconocimientos
como organizaciones
comprometidas con la educación. Durante el periodo
septiembre de 2006 a agosto de 2007, 939 empresas se
incorporaron al programa, con lo que a la fecha suman 7 247
organizaciones que promueven la educación de sus
trabajadores y sus familias.

– El Programa Cero Rezago busca atender a adultos jóvenes
(15 a 34 años de edad), que aún no han concluido su educación
básica, pero que cuentan con sus estudios de primaria. El
modelo está regido por los principios de solidaridad y gratuidad
con base en los cuales jóvenes y adultos con educación básica
terminada se conviertan en tutores voluntarios que asumen el
compromiso de sacar adelante a otro mexicano en rezago
educativo. En este programa están participando 14 entidades
federativas: Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Durango,
Hidalgo, Michoacán, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora,
Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán, mismas que
renovaron el compromiso para 2007 y proporcionaron servicios
educativos en los cuales se logró atender a 284 898 personas
hasta agosto de 2007, cifra que supera en 2.5% a la observada
en agosto de 2006.

• Bajo el principio de “educación para adultos, un beneficio más
de Oportunidades con INEA”, durante el periodo septiembre de
2006-agosto de 2007 el Instituto operó un proyecto conjunto con
el Programa de Desarrollo Humano Oportunidades en 27
entidades federativas, a través del cual se logró el registro de
202 998 beneficiarios en 3 795 localidades. Como parte del
trabajo entre la Coordinación Nacional de Oportunidades y el
INEA, se elaboró un convenio marco de colaboración y un
documento rector, en el que se definen las responsabilidades
de las figuras institucionales.

• Los servicios de formación para el trabajo enfrentan el reto de
dotar a una gran masa de mexicanos de las capacidades y
habilidades necesarias para participar con ventaja en el sistema
productivo.

– En el periodo septiembre 2006-agosto 2007, se proporcionó el
servicio de capacitación para el trabajo a 1.3 millones de
personas, lo que derivó en un incremento de 6.2% respecto del
pasado ciclo escolar. En esta tarea destaca la participación de
la Federación y los gobiernos estatales que en conjunto
absorbieron al 64.1% de dicha cobertura.

– Producto del esfuerzo coordinado de ambos órdenes de
gobierno, se continuó la operación de 25 institutos de
capacitación para el trabajo descentralizados de los gobiernos
estatales, 24 de los cuales son de carácter bipartita y en uno
más se suma la participación del sector productivo de bienes y
servicios.

– En el marco del proceso de transformación de la currícula de
capacitación hacia el Modelo de Educación Basada en
Competencias, en 2007 se elaboraron 19 paquetes didácticos
(evaluación diagnóstica, programas de estudios, guía
pedagógica y guía de aprendizaje), llegando a un acumulado de
125 paquetes implantados, correspondientes a 40
especialidades con por lo menos un curso transformado a la
Educación Basada en Competencias.