Yulissa es una hermosa joven de familia de abolengo que ha
quedado huérfana. Vieve con su hermano, Alberto y su abuela,
Doña Paula. Pero Doña Paula acosada por la deudas y para
evitar el descrédito y la deshonra de su nombre. Se ve obligada a
hipotecar todos sus bienes a Ignacio, Aguirre, un acaudalado
ganadero y dueño de la hacienda Arroyo negro. Ignacio es un
hombre vidente y de bajas pasiones que pretende casarse con
Yulissa y ella, con tal de salvar a su familia de la ruina, acepta
comprometerse con él
Una bella joven huye de la hacienda de Arroyo Negro de su
marido, un personaje terrible con el que se vio obligada a
casarse por la situación económica de su abuela y por la
amenaza de cárcel para su hermano.
No soportará a su marido y ella se fugará a Puerto Escondido
donde en sus playas encuentrará al verdadero amor en un joven


















doctor muy prestigioso.
Pero debe regresar, y sólo la pasión y el valor de un hombre
podrán salvarla de su cruel destino. Luego, se reencuentran
cuando el doctor asiste a la hacienda para operar al marido de
ella que quedo paralítico luego de un accidente y renace el amor
pero deben cuidarse pero nuevamente son separados pero en
ella estará naciendo el fruto de dicho amor.
Se distanciaran pero el amor perdurará en ellos por siempre.
En un pueblito de México vive Yulissa Torres con su hermano,
Alberto, y su Abuela, Doña Paula. Ignacio Aguirre vive en la
hacienda: Arroyo Negro. Un día Ignacio Aguirre sufre un accidente
y el hermano de Yulissa le opera sin éxito pues queda paralítico.
La Abuela de Yulissa empeño todo lo que tenía a Ignacio Aguirre y
este le dice que si su nieta se casa con él no les echara de la
casa donde vivían. Yulissa acepta y a partir de ese momento
empieza el sufrimiento de la joven.
Harta del comportamiento de su marido hacia ella, se escapa de
la hacienda y se refugia en Puerto Escondido, allí conoce a Luis
Angel Zaldívar, un médico prestigioso. Aunque en un principio
rehuye, Yulissa acaba enamorandose del doctor. Mientras Ignacio
manda al hermano de Yulissa a buscarla, con la amenaza de ir a
la cárcel si no la trae con él. Yulissa decide sacrificar su amor y
vuelve al lado de su marido.
Un día leyendo el periódico, Ignacio ve al Doctor Zaldívar y decide
traerle a la hacienda para hacer que volviera andar. Cuando llega
a la hacienda y se encuentra con Yuissa, Luis Angel y Yulissa
continuan su romance. Él quiere llevarsela de allí pero ella piensa
en su familia y no quiere dejarlos en una difícil situación.
Después de la marcha del Dr. Zaldívar, Yulissa se da cuenta que
esta embarazada, cuando se entera su marido, le dice que podra
tener a su hijo con ella, pero Ignacio ya estaba planeando
desacerse del bebe en cuanto naciera, con la ayuda de su
hermana Leticia.
Yulissa ya no podía aguantar el sufrimiento de haber perdido al
bebe, preguntandose si estaría vivo o no, ya que ella escuchó sus
llanto al nacer.
Yulissa vuelve a escaparse de la hacienda y esta vez fue
definitivamente, solo vuelve cuando Ignacio le dice que su hijo
esta con él y si lo quiere tendrá que volver a buscarlo.
Una vez junto a su hijo, Yulissa solo espera ser feliz.


















Yulissa es una hermosa joven de familia de abolengo que ha
quedado huérfana. Vieve con su hermano, Alberto y su abuela,
Doña Paula. Pero Doña Paula acosada por la deudas y para
evitar el descrédito y la deshonra de su nombre. Se ve obligada a
hipotecar todos sus bienes a Ignacio, Aguirre, un acaudalado
ganadero y dueño de la hacienda Arroyo negro. Ignacio es un
hombre vidente y de bajas pasiones que pretende casarse con
Yulissa y ella, con tal de salvar a su familia de la ruina, acepta
comprometerse con él