El amor, como preciosa esmeralda, encuentra su valor en el
corazón de los hombres... pero es también en el corazón de los
hombres donde se albergan los mas extraños sentimientos.
Una noche lluviosa dos pequeños seres llegan al mundo
ansiosos por recibir el amor de una familia. Pero el obsesivo
deseo por un primogénito varón, y el destino fatal, cambian sus
vidas. EL niño que nació en el jacal miserable ve al luz primear en
la opulencia de la Casa Grande y la linda pequeña que nación e
en cuan de seda de sus primeros pasos entre las desvencijadas
paredes de la miseria.
El precio por el silencio de gran terrible secreto son unas valiosas
esmeraldas, un par de piedras preciosas que no pagan en nada
la injusticia del desamparo. Y el tiempo, que todo debió sanarlo,
sólo se encargó de entretejer las trampas para el amor.
Esmeralda nace ciega, pero la bondad de su corazón le da luz


















para ser feliz, e ilusión para creer que algún día verá el amor. Sus
ojos “son los ojos del amor”.
Esmeralda y José Armando se aman entrañablemente, y dan
rienda suelta al amor culminándolo en la sutil entrega de sus
almas....
Pueden conseguirlo, pueden realizarlo, pueden bendecirlo... pero
el amor sólo se consuma a través del dolor. La obsesión del
deseo, los intereses familiares, el falso amor de una mujer, y el
orgullo por hacer prevalecer la casta destruyen todo noble
sentimiento. Esmeralda y José Armando son víctimas de esta
mar de rencores que, poco a poco, los sumerge en al oscuridad
del desamor...
Danos la luz de tus ojos y la atención de tu corazón para que
juntos veamos “Esmeralda”... “ los ojos del amor”


















Una noche lluviosa, dos pequeños seres llegan al mundo.

Sin embargo, el obsesivo deseo por un primogénito varón y el
destino fatal, cambian la vida de esos recién nacidos.

El niño que nació en un jacal miserable ve la luz primera en la
opulencia de "La Casa Grande", mientras que la linda pequeña a
la que correspondía una cuna de seda, da sus primeros pasos
entre desvencijadas paredes y la miseria.

El pago por el silencio de tan terrible secreto son unas valiosas
esmeraldas, un par de piedras preciosas que no pagan en nada
la injusticia del desamparo. Y el tiempo, que todo debió sanarlo,
sólo se encargó de entretejer las trampas del amor.

Esmeralda nace ciega, pero la bondad de su corazón le da a luz
para ser feliz e ilusión para creer que algún día verá el amor. Sus
ojos son "los ojos del amor".

Esmeralda y José Armando se aman entrañablemente y dan
rienda suelta al amor, culminándolo en la sutil entrega de sus
almas.

La obsesión, el deseo, los intereses familiares, el falso amor de
una mujer y el orgullo por hacer prevalecer la casta destruyen
todo noble sentimiento.

Esmeralda y José Armando son víctimas de este mar de rencores
que, poco a poco, los sumerge en la oscuridad del desamor.