La ausencia constante de su padre y posible matrimonio con
Astrid, aunados al accidente que sufre su querida abuela Clara,
hunden a Luciana en una profunda depresión. Rodrigo, por
consejo de Juan Carlos, el pediatra de Luciana, acude a una
excelente psicóloga infantil llamada Marcela. La pequeña Luciana
se encariña con Marcela y comienza a mejorar.

Durante el verano, Rodrigo lleva a Luciana a un campamento
para niños llamado “El Pinar” que dirige el Padre Federico. Aquí,
Luciana conocerá a niños con problemas diferentes al suyo, pero
igualmente importantes. Con sus nuevos amiguitos, compartirá
un millar de aventuras en este mágico escenario natural, y
aprenderán a convivir y a ayudarse mutuamente para resolver sus
problemas.



















“Una Luz en el Camino” es una historia de gran contenido
humano para toda la familia, desde el drama y la ambición se
entremezcla con la ternura y la generosidad.

Los errores de los padres y sus consecuencias, penas y alegrías,
mensajes de esperanza, y la inocencia encantadora de la niñez.
Cada capitulo se llena de personajes únicos e inolvidables, como
el simpático y locuaz norteño Eliseo; Tomás, el viejo jardinero que
cuenta cuentos maravillosos; la malvada cocinera Elodia; la dulce
Luisa Fernanda y sus dos enamorados, Germán y Daniel; la
sabiduría del Abuelo Pablo; el codicioso y traicionero Renato; el
pediatra solterón Juan Carlos, y el propio Padre Federico que, con
sus acertados consejos y su inquebrantable fe, guía a los niños
por el sendero del bien.


















Porque los niños son la sonrisa de Dios, y sus almas sensibles
necesitan del amor para crecer,…una mano bondadosa y firme
que sostenga y acaricie… oídos dispuestos a escuchar,… un
buen ejemplo a seguir,… un milagro,…una Luz en el Camino.

Esta tierna historia comienza cuando Luciana (Mariana Botas)
sufre un trágico accidente junto con sus padres Ana (Andrea
Legarreta) y Rodrigo (Guillermo Capetillo), lamentablemente la
única que no logra salvarse es su madre y Luciana, en compañía
de su padre Rodrigo, tiene que emprender un camino sin su
compañía.

Para ambos es difícil superar la muerte de Ana, pero para la
pequeñita resulta aún más difícil, así que su padre envuelto en la
preocupación decide llevarla al paicólogo para ver si su estado de
ánimo y salud mejora.

Es aquí cuando Luciana y Rodrigo conocen a Marcela (Verónica
Merchant), una dulce psicóloga infantil que tratará de ayudar a
Luciana sin saber que más adelante terminará enamorada de
Rodrigo.

La niña y Marcela se vuelven grandes amigas y Luciana
encuentra en ella el calor de una madre y nada le entusiasma
más que ver a su padre y Marcela juntos. Pero no todo pinta bien
para Luciana, Astrid (Susana Zabaleta), es una mujer frívola y de
mal corazón a punto de casarse con Rodrigo sólo por su dinero y
que además finge y se aprovecha de las circunstancias.

En ausencia de su padre, Astrid desprecia y maltrata a la niña,
quien se da cuenta de que si esa boda se realiza, ella será
enviada a un orfanato quedando lejos de su padre para siempre.

Es así como se desarrolla esta historia en donde Rodrigo y
Marcela terminarán siendo la nueva misión de Luciana, quien se
encargará de mantenerlos juntos a pesar de todo para por fin
tener la familia que tanto necesita.